Los nuevos aires de la radio porteña

La Once Diez prueba un audaz formato y la 2x4 sale a la calle; el parto es con dolor: Schiller y Betty Elizalde reclaman su lugar
Pablo Sirvén
(0)
3 de junio de 2012  

El Día del Periodista, el próximo jueves, tendrá una doble significación para la Radio de la Ciudad (también conocida como la Once Diez, que alude a su ubicación en el dial): por un lado, se presentará su nueva programación; por el otro, Herman Schiller será objeto, a las puertas del Centro Cultural San Martín, de un acto solidario por haber sido desplazado de la grilla de esa emisora porteña.

Creada en 1927 por la entonces primera dama, la cantante lírica Regina Pacini de Alvear, la señal se hizo célebre por sus transmisiones de conciertos desde el Teatro Colón, pero sufrió bruscos deterioros en las últimas décadas.

En 1973, sectores de la ultraderecha del peronismo coparon sus micrófonos con consignas autoritarias y borraron cantidad de cintas que guardaban valiosas columnas radiales de Jorge Luis Borges.

Ubicada inmejorablemente en el 710 del dial, entre las dos emisoras más escuchadas a principios de los 80 -Rivadavia y Mitre-, Carlos Menem la sentenció a correrse a la peor frecuencia, 1110, para hacer lugar de prepo a Radio 10 (entonces del Grupo Hadad, este año vendida al empresario K Cristóbal López).

En estos últimos años, LS1 languideció entre decrépitos equipos de transmisión y una recepción más que defectuosa por parte de los oyentes, ergo con bajísima audiencia y sueldos extremadamente desactualizados de su sufrido y leal personal.

* * *

La nueva gestión de Baltazar Jaramillo entró a fin del año pasado con desusado ímpetu para la habitual pachorra de la administración pública, con la intención de dar vuelta todo: se empezaron a actualizar los sueldos, se tiró abajo todo lo que había en uno de los tres pisos que ocupa la radio para construir nuevas y más luminosas instalaciones, invirtieron en consolas nuevas y se compró un cable que promete equiparar la antena analógica con el transmisor digital.

En total, es una inversión que araña los 4 millones de pesos, con la ansiada ilusión de elevar la potencia casi al doble de la que actualmente ostenta. El presupuesto en contrataciones se eleva a $ 3.200.000, más de la mitad del cual se va en gastos operativos de la radio.

Carlos Ares, coordinador del virtual multimedios público porteño -conformado por la AM 1110, la FM 2x4 (92.7), el canal Ciudad Abierta y algunos sitios web de la Ciudad-, dispuso la implementación de tres ideas audaces para dar vuelta la página y comenzar una nueva era en la radio metropolitana: 1) ponerle punto final a la totalidad de la programación que estuvo en el aire hasta fin de año; 2) emitir durante cuatro meses (entre enero y abril, inclusive) sólo música y flashes informativos cada hora, y 3) implementar, a partir de este mes, una curiosa reorganización de contenidos temáticos que se mantienen durante toda la jornada, entre las 9 y las 20, y que van rotando cada uno de los siete días de la semana.

Cada segmento diario tiene su propio editor: Mariano del Mazzo (lunes, Pasión), Carlos Ares/ Susana Viau (martes, Actualidad), Astrid Pikielny (miércoles, Pensamiento), Gustavo Noriega (jueves, Cultura), Pablo Gorlero (viernes, Espectáculos), Sergio Elguezábal (sábado, Verde) y Damián Glanz (domingo, Rojo). De 20 a 0, en tira diaria, Gustavo Lutteral animará una entrevista y una suerte de "noche del estudiante" (salvo los jueves, reservados para la transmisión en vivo de conciertos desde el Teatro Colón, o de material de archivo del mismo tenor), de 0 a 7 habrá música y, de 7 a 9, Ignacio Riverol arrancará con las noticias del día y mucha información de tránsito.

* * *

Algunas curiosidades e inquietantes paradojas por resolver: la 1110 levantó unas décimas su escuálido rating durante el verano cuando sólo transmitía música. Ahora el gran enigma es saber si hay un público estable dispuesto a mantenerse pegado a la onda, teniendo en cuenta las siguientes dos rarezas en marcha: 1) que el temario y las voces cambian radicalmente de día en día y 2) si, además, está dispuesto a soportar durante once horas variaciones sobre un mismo tema.

Pero, por otra parte, hacer esta jugada tan drástica, que algunos consideran extravagante, produjo efectos no deseados, como la situación de Schiller, cuyo ciclo, Leña al fuego , se transmitía por la AM 1110 desde hace trece años y que quedó fuera de la programación. Hasta ahora las peticiones del premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel; el Foro de Periodismo Argentino (Fopea) y la declaración de interés cultural de su programa por parte de la Legislatura porteña, entre otras manifestaciones a favor de reponer ese espacio -que el año pasado tituló una de sus emisiones "Por qué Macri debe ir preso"-, no lograron conmover a las autoridades de la emisora.

Con ribetes menos enojosos, pero no exentos de preocupación, espera también una respuesta Betty Elizalde, que venía realizando su coloquial programa desde hace cuatro años, y a la cual se la invitó a hacerse cargo tres veces por semana de la primera mañana informativa, algo bastante alejado en contenidos y en horarios a lo que esta voz ya legendaria de la radiofonía argentina estaba acostumbrada a hacer.

Elizalde grabó recientemente algunas cortinas para la 2x4, la FM de la Ciudad (de la que Eduardo Aliverti dejó de ser su voz insignia), que planea generar eventos en la calle, más espectáculos en vivo en su estudio mayor y la realización de concursos en busca de nuevos cantores, orquestas y poetas que interpreten el sentir porteño.

Es esperable que las fricciones que produce cualquier cambio profundo puedan limarse para que nadie resulte perjudicado y que lo nuevo nazca sano y con vigor, pero sin traicionar lo diverso, como cuadra en un medio público, superador del oficialismo circunstancial.

Evitar las desagradables experiencias que en esa materia se están llevando a cabo a nivel nacional resulta vital.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.