Salta vibró con el Indio Solari