Apache: la serie de Netflix que cuenta cómo Carlos se convirtió en Tevez

Balthazar Murillo, Alberto Ajaka y Vanesa González, protagonistas de Apache
Balthazar Murillo, Alberto Ajaka y Vanesa González, protagonistas de Apache Crédito: Hernán Zenteno
María Fernanda Mugica
(0)
15 de agosto de 2019  • 10:53

La forma particular de sonreír de Carlos Tevez, cómo los ojos reflejan cierta picardía y la cara se ilumina parece algo difícil de imitar, una cualidad personal y única. Pero Balthazar Murillo, un joven pero experimentado actor, lo logra y en ese acto se convierte casi por arte de magia en la versión de Carlos antes de ser Tevez, tanto en lo literal del apellido que tomó para llevar a la fama como en lo simbólico.

El camino que ese chico criado en Fuerte Apache recorrió para convertirse en una estrella del fútbol internacional es lo que explora Apache: La vida de Carlos Tevez, la serie dirigida por Israel Adrián Caetano, que se estrena mañana en Netflix. Murillo se pone en la piel del jugador para contar sus orígenes y cómo fueron esos primeros pasos hacia la gloria futbolística.

"Creo que mi papá y mi mamá, Segundo y Adriana, son los pilares de lo que soy hoy", dice Carlos Tevez, el verdadero, al comienzo de uno de los episodios. La serie se encarga de mostrar lo que significaron en la vida del jugador estas personas, que no son sus padres biológicos, sino su tía y su tío, pero que cumplieron con amor y responsabilidad los roles de madre y padre. Para interpretarlos fueron elegidos dos actores de amplia trayectoria como Alberto Ajaka y Vanesa González, que construyeron a sus personajes con gran dedicación.

Trailer de Apache: la vida de Carlos Tevez

01:37
Video

Realidad vs. ficción

Los tres protagonistas de la serie conversaron con LA NACION sobre Tevez, la responsabilidad de interpretar a personas reales y la importancia de filmar en Fuerte Apache para conseguir un resultado genuino y entender mejor su historia.

Hasta el momento en que los tres actores fueron convocados para participar de la serie creada por Leonardo De Pinto, quien también es productor junto con Tevez, cada uno tenía distintos niveles de conocimiento sobre la vida del jugador. Vanesa González sabía que era un "súper jugador, muy querido y respetado" y Ajaka, que se considera futbolero, conocía bastante sobre la carrera del deportista y tenía la percepción de que es alguien "fresco, pícaro, que se sabe reír de él mismo".

Para el actor que tenía que encarnarlo en su etapa de adolescente se trataba directamente de un ídolo, estatus que solo creció cuando pudo conocerlo en persona: "Era y soy fan de Carlos -dice con decisión Balthazar. Todo mi familia lo es. Nos encanta como juega y cómo es. Cuando lo conocí me di cuenta de que es amable, gracioso y una muy buena persona. Y sigo siendo fan de él".

En la preparación para interpretarlo, Balthazar contó con el propio testimonio de Tevez. "Carlos nos contó cómo fue su vida y habló conmigo sobre cómo era él de chico, lo que había pasado, cómo había sentido las cosas. Con Adrián (Caetano) trabajamos cómo imitar la forma en la que habla él. Trabajé con una fonoaudióloga que me ayudó con la prótesis dental, porque los dientes me cambiaban mucho la voz, y después tenía esto", dice el actor, señalando su cuello en dónde tuvo un maquillaje especial para imitar la textura de la piel del jugador en esa zona, debido a las quemaduras provocadas por un accidente que sufrió cuando era chico. En cuanto a jugar al fútbol, Balthazar tiene experiencia jugando con amigos y en clubes pero reconoce que, gracias a la magia de la ficción, a la hora de grabar escenas "no había que ser un crack".

Balthazar Murillo junto a Tevez, a quien interpreta en la nueva serie de Netflix
Balthazar Murillo junto a Tevez, a quien interpreta en la nueva serie de Netflix Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi

El joven actor no fue el único que pudo conocer a la persona real detrás de su personaje en Apache. Ajaka y González también se encontraron con Segundo y Adriana, en busca de algunas pistas para sumar a sus interpretaciones. "Fue un planteo de Caetano y pasamos una tarde con ellos -cuenta la actriz-. Pude conocer a Adriana y conversar un poco con ella. Tener la oportunidad de observar a la persona que te toca interpretar siempre te da un plus de información que sumar al imaginario que uno puede tener para hacer un personaje. Obviamente que eso corre también con una responsabilidad y un nivel de compromiso de saber que esa persona existe, que va a ver lo que vos imaginaste de ella y cómo vos le pusiste el cuerpo".

Aunque reconoce la importancia de su personaje y el de la actriz, Ajaka no deja de remarcar el lugar que ocupan como sostén del protagonista: "El personaje popular y público es Carlos y la interpretación de Balthazar es la que está expuesta justamente a la mirada de intentar reconocer al Carlos de hoy como aquel de joven y aceptarlo como tal -dice el actor-. Es cierto que el público argentino nos estamos acostumbrando ahora como espectadores a estas películas y series biográficas y aceptamos durante años las que vienen de afuera. Uno acepta que el que hace de Ray Charles es igual a Ray Charles, aunque no podés comprobarlo tantísimo. Me parece que la totalidad del material resulta verosímil en el mundo posible de los Tevez y de Fuerte Apache. Lo conocí a Segundo, eso te da información. Uno pone también el imaginario y la experiencia del oficio y también el guion propone un camino sobre qué destacar de esos temperamentos".

Balthazar Murillo, Alberto Ajaka y Vanesa González, protagonistas de Apache
Balthazar Murillo, Alberto Ajaka y Vanesa González, protagonistas de Apache Crédito: Hernán Zenteno

Los actores, que comparten elenco con Sofía Gala Castiglione, Diego Pérez y Patricio Contreras, entre otros, hablan sobre la importancia de la exigencia de Caetano, que también escribió los guiones junto con un equipo de escritores, y su visión para acompañarlos en el proceso de construcción de los personajes. González recalca, además, la importancia de haber filmado en el verdadero lugar de los hechos, el barrio Ejército de los Andes, conocido como Fuerte Apache. Según la actriz, ubicarse en ese escenario fue crucial y les permitió darle otra dimensión a la historia.

"Hay una cosa muy presente de un grado de estar despiertos -dice González-. Hay algo de que todo sucede a la vez, de ver desde cómo se despiertan los coqueteos hasta la madre que está esperando un bebé pero también va a buscar a sus otros hijos caminando y hay otras dos personas atrás que están comentando algo. La relación con el otro está muy presente. Pensando en mi vida, estoy como un poco más en el individualismo, más metida en mí misma. No es una decisión sino un modo de vida. Ahí hay otro lenguaje".

Ajaka conocía la zona porque fue a la escuela en Ciudadela, pero durante el rodaje pudo ver el barrio desde adentro y tener otra comprensión sobre lo que significa en la historia de Tevez. "La gente que vive ahí tiene una identidad muy fuerte -dice el actor-. No se van, se quedan. Tevez va mucho y tiene familiares que viven ahí. Nos los cruzábamos cotidianamente. Se le dice Fuerte Apache y claro que el lugar no es fuerte blindado, sin embargo, por algo se llama así. Tevez un día agarró en Inglaterra, se levantó la camiseta y decía Fuerte Apache. Nadie se lo pidió. Creo que hasta los Oasis se enteraron que existe Fuerte Apache y vienen hinchas del Manchester United, club en donde él jugó, para ver el lugar. En la atmósfera se respira todo el tiempo pelota. Carlos es un pibito que jugaba a la pelota y que se convirtió en un jugador de fútbol. Ahí conviven las casacas de diferentes clubes y patear la pelota está permanentemente presente en la geografía de ese lugar. La condición aguerrida y pícara para la vida que tiene Tevez me parece que en la instancia de estar ahí en el fuerte son características que conviene tener; conviene ser un poco pícaro y un tanto aguerrido".

En el caso de Balthazar, compenetrarse con el barrio fue clave para su interpretación de la versión adolescente del hombre que, a pesar de la riqueza y la fama que supo conseguir, no se olvida de sus raíces. "Me sirvió mucho trabajar en el Fuerte para sentir que estaba y vivía ahí, que era mi barrio", dice el joven actor.

Aún reconociendo los aspectos más difíciles y oscuros de la realidad del barrio, los tres actores opinan que no se podría haber filmado la serie en ningún otro lado.

" Apache es Carlos Tevez y es el territorio en donde él vió la luz y que siguió pisando -dice Ajaka-. La familia de Tevez y todo ese mundo que está alrededor también es Apache. Se cuenta la épica de un personaje y también el territorio. El mismo barrio por momentos funciona como antagonista del héroe, se le impone. También lo favorece, porque están los amigos y los afectos y la prepotencia de venir del barrio que se subleva".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.