De Outlander a Lost: cuando las series no saben cómo decir adiós