En la serie The Split, el divorcio es un arte

Nicola Walker es una abogada especialista en derecho de familia en esta serie de la BBC
Nicola Walker es una abogada especialista en derecho de familia en esta serie de la BBC
Paula Vázquez Prieto
(0)
21 de febrero de 2019  • 14:49

The Split (Gran Bretaña, 2018). Creadora : Abi Morgan. Elenco : Nicola Walker, Deborah Findlay, Annabel Scholey, Fionna Button, Stephen Mangan, Barry Atsma, Anthony Head. Disponible en: Cablevision Flow. Nuestra opinión: muy buena.

The Split, la serie creada por Abi Morgan para la BBC, muestra su sello a lo largo de los seis episodios de esta primera temporada. Como ocurría en River y The Hour, su escritura se sostiene en el justo equilibrio entre humanidad e ingenio que define a sus personajes, sin que sus diálogos resulten calculados, sus sentimientos impuestos o sus reacciones afectadas. El mundo en el que se sumerge esta vez es el de la familia Defoe, un histórico apellido ligado al derecho de familia en Gran Bretaña cuyo presente se define por varios sucesos relevantes: Hannah, la hija mayor (Nicola Walker), ha decidido dejar la firma familiar para encontrar aire propio y con él un amor del pasado; Rose, la hija menor alejada de la profesión y niñera part time (Fionna Button), prepara su casamiento inmersa en un revuelo emocional; y el padre (Anthony Head, el Giles de Buffy), de quien nada se sabía desde hacía 30 años, regresa a Londres a buscar a su familia.

Ese contexto convulso es apenas el punto de partida que instala Morgan para recorrer la vida y la profesión de las Defoe. El mundo del derecho, sus litigios y expedientes, cobran cuerpo en cada caso que aborda Hannah, en la tenacidad de su madre Ruth para sostener el estudio familiar pese a los contratiempos, en ese compromiso inestable que define a Nina, la segunda hija y oveja negra (Annabel Scholey), en el abordaje de su profesión. La serie le debe mucho al trabajo de Nicola Walker como Hannah, porque en ella se sostiene la firmeza y la debilidad del entramado legal, porque en sus ojos se vislumbra el compromiso para defender a las mujeres que solicitan su patrocinio, porque en su inquietud se percibe el cimbronazo que implica el regreso de su padre.

Las "separaciones" que pone en juego Morgan no solo incluyen las que implican la profesión de las Defoe, quienes lidian con álgidos divorcios, engorrosos acuerdos prenupciales y disputas por bienes e hijos, sino aquellas que atraviesan el frágil equilibrio del ecosistema familiar. La reaparición del padre demuestra que nada del pasado resulta definitivo, que las acciones de la madre en defensa de su familia y su dignidad pueden ser cuestionadas, y que el presente adquiere nuevas bifurcaciones ya sea en relación a un inminente casamiento, una potencial infidelidad o una secreta traición.

El mérito mayor de la serie de Morgan es hacer ese mundo humano en los pequeños detalles, construir la hermandad de las Defoe en sus recuerdos y disputas, y pensar ese entramado del derecho no como un marco distanciado sino como un territorio concreto y visceral en el que sus mujeres se piensan y definen, se enojan y emocionan, en definitiva, se mantienen vivas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.