Sólo con Kidman, Ewan McGregor se anima a otro Moulin Rouge