Steve Irwin sabía que iba a morir joven