El curioso incidente del perro a medianoche: montaje complejo y a la altura de la obra

Mercedes Méndez
(0)
26 de abril de 2019  

El curioso incidente del perro a medianoche / Adaptación: Simon Stephens / Versión y dirección: Carla Calabrese / Elenco: Pablo Alarcón, Iñaki Aldao, Melania Lenoir, Adriana Aizenberg, Pablo Sultani y elenco / Arte y escenografía: Tadeo Jones / Coreográfica: Agustín Pérez Costa / Mapping y técnica de video: Agustín Colli / Teatro: Maipo / Duración: 150 minutos / Nuestra opinión: buena

Primero fue un libro best seller del autor británico Mark Haddon, que se publicó en 2003 y fue récord de ventas. Luego, se convirtió en una obra de teatro que en su primera temporada en Londres se llevó siete premios Olivier. Tres años después llegó a Broadway, fue la estrella de los Tony y uno de los espectáculos más vistos. El curioso incidente del perro a medianoche carga títulos ostentosos. Ahora, la misma versión extranjera se presenta en el Maipo, con artistas argentinos y muchos fans que llenan la sala, ansiosos por ver la versión teatral de un libro que conmovió a muchas personas.

Cuando se publicó, lo atrapante de esta novela era que la historia se contaba desde el punto de vista de un chico autista de 15 años. La voz narradora de un adolescente hipersensible, genio de matemáticas, con obsesiones absurdas (no puede comer nada de color amarillo) e incapaz de sostener el contacto físico o entender el pensamiento metafórico lo volvían un thriller interesante y ligero acerca de los descubrimientos que hacía sobre su propia familia y un viaje que emprende solo, en búsqueda de la verdad. Un relato de autosuperación, con un subrayado mensaje motivacional, que atrapó a lectores jóvenes y a los fanáticos de la trama policial. Para su transposición al teatro, la propuesta fue hacia el show y la construcción abstracta y metafórica de la escena.

El curioso incidente del perro a medianoche es una oportunidad para ver un espectáculo con la tecnología y el despliegue de producción que tienen las grandes obras de Broadway. La puesta trabaja con proyecciones, mapping, efectos especiales y coreografías para reconstruir diferentes locaciones, que le dan un gran dinamismo y trabajan con la construcción alegórica del teatro. Bailarines que pueden representar el caos de una ciudad con gente apurada o pueden ser una fuerza que eleva al protagonista a caminar por calles vacías, o lo empujan a enfrentar situaciones. La forma en que se construyen estos momentos es el gran hallazgo de la pieza.

Iñaki Aldao, el joven actor protagonista, tiene un fuerte despliegue físico y Melania Lenoir, en el rol de la madre, es quien aporta la fuerza dramática de un espectáculo muy valorable por el desarrollo de la puesta escénica, pero en el cual las actuaciones y la propia trama aparecen redundantes, superficiales y efectistas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.