El humor travieso de "Dale que te canto"

El director Santiago Doria estrenará su obra el 12 de enero en el Museo Larreta
(0)
22 de diciembre de 2001  

"Mi contacto con el Museo Larreta comenzó en la década del 80 -dice el director Santiago Doria en tono memorioso-. En los jardines de esa institución he montado muchos espectáculos, para chicos y para grandes: ´Allá por el veintitantos´, ´Pirulín Pirulero´, ´Requetejuega´, ´Con la música a otra parte´..."

"Dale que te canto tiene una historia muy particular", continúa. "A fines de 1989 , la entonces directora del museo, la arquitecta Isabel Padilla y de Borbón, me comentó: ´Aquí hacemos muchos espectáculos infantiles, pero necesitamos alguno que tenga que ver con lo español´. Me puse entonces a buscar temas en las rondas infantiles, canciones populares del repertorio de Lolita Torres, de Miguel de Molina; coplas y poemas. Y cada vez me convencía más de que todo el espectáculo se armaría fundamentalmente en torno de la música. Trabajé con las canciones que más me gustaban, les modifiqué algunas estrofas, o los finales, donde se manifiesta el sentimiento trágico español y abunda la referencia a la muerte. ´La señorita del abanico´, ´La chica del diecisiete´. ´El conde Olinos´, todas tienen su melodía y pueden ser reconocidas, pero algunas letras quedaron distintas. Este espectáculo gustó mucho y siguió en cartelera durante varias temporadas."

El hilado de las canciones se apoya en un tono del humor y del juego. Doria sonríe al pensar en uno de sus personajes, que sin duda despierta inmediatamente la simpatía de la platea menuda.

"Utilizo al personaje de Maripepa para incorporar el conflicto: ella surge de la platea y se entromete, busca, interrumpe, discute, porque quiere de cualquier manera estar en el escenario con los músicos. Ella es también la que desafía en busca de actitudes de amistad y compañerismo y logra, finalmente, tener su lugar. No hay moralina en este espectáculo, es puro juego, pero de alguna manera se dicen cosas. Entre ellas, que cantar juntos vale la pena."

En esta nueva versión se han cambiado muchas cosas, pero, básicamente, el cambio mayor lo da el elenco, totalmente renovado.

Sus integrantes son Ariel Altieri, Julia Calvo, Sergio Di Croce, Pablo Schapira y Claudio Zima.

"Se trata - dice Doria- de gente joven, muy capaz y estoy muy satisfecho de haberlos encontrado. Porque sin querer caí en una trampa: "Dale que te canto", al ser tan musical, con piano, guitarra, voces, percusión y coros, exige actores muy completos. Por ejemplo, el pianista no es un pianista que toca el piano y punto, es un personaje. Lo mismo pasa con el guitarrista. Es como que todos tienen que ser y hacer de todo: actuar, tener buenas voces, tener gracia, poder tocar instrumentos. Costó trabajo, pero los encontré. Es un lindo equipo."

En el jardín

"A raíz de que Mercedes Picot, la actual directora, quería hacer un infantil, le propuse éste, que surgió aquí, en el Larreta. A ella le gustó la idea, así que nos pusimos en marcha."

La idea de Doria es estrenar el 12 de enero y establecer funciones de jueves a domingo, por la tarde en el jardín y en días de lluvia en el teatro. Cuando la temperatura sea fría pasar definitivamente a la sala, llegando hasta las vacaciones de invierno.

"Vamos a ver qué pasa", dice refiriéndose a la situación económica que se vive en estos momentos.

"Es cierto que todo es confuso, pero si no nos movemos, no generamos cosas. Esto está hecho a pulmón. Para el espectáculo de la noche (´Burlón y compadrito´, de tango y sainetes, para todo público) pedí prestados en el Teatro San Martín algunos trajes. A otro una lata de pintura, y así avanzamos. Aunque el entorno pueda llegar a abrumarlo a uno, sin desentendernos, podemos llegar, a partir de tener ese privilegio que es la magia del teatro, a ver las cosas desde otra perspectiva. Y el tema es también que queremos rescatar la sonrisa en la gente, en los chicos, pero también en los adultos. Al apostar a la alegría, al valor del compañerismo, del gozo del simple canto, al valor de la simple música, estamos rescatando un espacio interior muy importante.

"Creo que la música alegra, te acomoda el espíritu, te hace sentir bien. Y aquí está en todo, hasta en los textos que enlazan las canciones, que son rimadas deliberadamente para que la palabra tenga un ritmo, que tenga su lugar en la partitura, que es la obra. En este sentido, el trabajo de la preparación de una obra teatral se parece mucho a la preparación de un concierto. Y estamos convencidos de que ´Dale que te canto´ va a sonar bien."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.