El teatro argentino perderá este año cinco millones de espectadores por la pandemia