FIBA: Retratos del viejo comunismo

Atlas des Kommunismus
Atlas des Kommunismus
Juan Carlos Fontana
(0)
2 de febrero de 2019  • 13:05

Atlas des Kommunismus (Alemania-Argentina). Autoría y dirección: Lola Arias. Intérpretes: Matilda Florczyk, Salomea Genin, Mai Phuong Kollath, Tucké Royale. Sala: Martín Coronado, del San Martín. Funciones: sábado y domingo, a las 20.30. Duración: 120 minutos. Nuestra opinión: MUY BUENA.

Estrenada en el teatro Gorki, de Berlín en 2016, Lola Arias ( Campo minado, sobre veteranos de Malvinas) y su exploración sobre el género "teatro documento" la llevó esta vez a hablar del socialismo, en la olvidada República Democrática Alemana. A través de ocho personas, siete mujeres y un hombre, entre 10 y 86 años -algunos vivieron en la Alemania dividida-, la argentina traza una amplia elipsis temporal, en la que a través de los relatos de los intérpretes, da cuenta de cómo se aplicó el concepto de socialismo en Europa, hasta la caída del muro, en 1989.

Lola Arias, que pareciera definirse como una vocera de lo cotidiano que hace a la memoria de la gente, diseña una admirable y apretada síntesis histórico-social y va mechando su propuesta con imágenes, música en vivo, canciones y hasta humor, de tal modo, que cuestiona los pro y los contra del comunismo y el capitalismo, sin obviar temas como la inmigración, la intolerancia, la discriminación, o las políticas de género.

Este gran friso histórico argentino-alemán resulta atractivo y conmovedor, porque en tan sólo 120 minutos, la artista obliga a repensar que los "ismos" sin que lo admitan aquellos que los representan, encierran múltiples contradicciones. Esto se ve reflejado en la inmigrante que se convierte en miembro de los Stasi, el servicio de inteligencia de la RDA; en la actriz que se formó en el viejo teatro Gorki, en la militante comunista, o en la inmigrante vietnamita. Cada una desnuda las intimidades de su admiración al comunismo y, más tarde, los desengaños de una política en constante reformulación de contenidos. Esto también se observa en el militante gay, que recuerda el film Yo soy mi propia mujer, de Rosa von Praunheim, y convive en un barrio con skinheads.

En la propuesta de Arias el concepto de polis de los griegos y el "teatro proletario" y de agitación de Erwin Piscator adquieren un potencial dramático inusitado, subrayado aún más por la ubicación del público en dos plateas enfrentadas y una pasarela. Ese "espejarse" unos a otros, exige de una atención activa en el público.

La performance incluye desde la música punk (aunque no menciona a una pionera como Nina Hagen), hasta melodías más tradicionales de la época y esa pregunta que queda sin responder cuando utilizamos la palabra "nosotros", cierran esta performance teatral, que tal vez pueda resultar muy discursiva para una parte del público.

Atlas des Kommunismus
Atlas des Kommunismus

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.