Hombres y ratones: la opresión que mata sueños

Jazmín Carbonell
(0)
16 de agosto de 2019  

Libro: John Steinbeck / Versión: Lisandro Fiks / Dirección: Lisandro Fiks y Juan Luppi / Elenco: Juan Luppi, Ramiro Mendez Roy, Gustavo Luppi, Lisandro Fiks, Sandra Criolani, Christian Álvarez / Teatro: El Portón de Sánchez, Sánchez de Bustamante 1034 / Funciones: viernes, a las 23 / Duración: 90 minutos / Nuestra opinión: buena

En California durante la Gran Depresión, en La Pampa de finales de la década del 60. Hombres y ratones parecería dejar algo claro: la marginalidad que sufren los trabajadores rurales frente al hostigamiento de los patrones se mantiene intacta a través de los tiempos y en todas las latitudes. Por eso, a pesar de que esta obra provenga de los Estados Unidos y de los años 30, se vuelve actual y puede dialogar fuertemente con la historia pampeana de la Argentina.

John Steinbeck escribió la novela homónima en 1937 según sus propias vivencias. Tuvo dos versiones cinematográficas y otras teatrales. Aquí, Lisandro Fiks la adaptó y la trasladó a La Pampa de 1968. Con Perón en el exilio, "no vuelve más, se les acabó la joda", se escucha decir al siniestro patrón (interpretado por el mismo Fiks) cuando les pide los documentos -para apropiárselos y borrar un poco más la identidad- a los dos trabajadores rurales que llegan hasta su campo para pedirle trabajo. Ellos, amigos inseparables (destacados trabajos de Juan Luppi y Ramiro Méndez Roy), viajan juntos como peones golondrina, pero con un sueño compartido: arrendar su propia chacra y liberarse de las ataduras de los patrones. Pero el destino de estos hombres ya estaba marcado. Un buen despliegue escenográfico acompaña este texto que muestra con austeridad los problemas de los trabajadores de todos los tiempos. Una dirección que prioriza el tiempo puro y unas actuaciones no del todo parejas que profundizan los planteos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.