Un FIBA veraniego, enfocado en la producción nacional

The New Colossus
The New Colossus Crédito: Ashley Randal
Contó con un presupuesto de 80 millones de pesos y habrá 9 propuestas internacionales, que incluyen la presencia de Tim Robbins
Leni González
(0)
22 de diciembre de 2018  

"Esta no es una nueva edición del FIBA. Este es un nuevo festival, distinto de los anteriores", dice Federico Irazábal, director artístico del Festival Internacional de Buenos Aires, que desde el miércoles 23 de enero al domingo 3 de febrero "tomará por asalto" la ciudad durante doce días. Porque ese es el objetivo principal: un festival expandido, de convenciones estalladas y límites corridos por las estéticas contemporáneas y con mucha presencia en la calle para llegar a nuevos públicos.

Ya no en primavera, como era la costumbre, el duodécimo FIBA, repensado desde el Ministerio de Cultura porteño, será por primera vez y desde ahora un festival de verano con el ímpetu de convertirse en el hecho artístico central justo en el mes en que la cartelera teatral oficial disminuye su oferta. Su duración se acorta (en 2017 fueron 17 días) porque estará "más concentrado", dice el ministro de Cultura, Enrique Avogadro, quien señaló también que el presupuesto asignado pasó de 45 millones de pesos en la edición anterior a 60 millones.

El corazón del festival estará en la activación del espacio público y la cultura independiente, nuestro off, el circuito teatral más nutrido del mundo con alrededor de 500 centros culturales. En especial, habrá dos días, 24 y 25, de entradas gratuitas para la Maratón Abasto: en el barrio con mayor concentración de salas independientes, el público podrá acceder a los espectáculos (se recomienda reserva) desde las 18 hasta la trasnoche, pero, además, habrá actividades en la calle, en bares, negocios, plazas, algunas programadas y otras, sin previo aviso. El punto de encuentro será el teatro El Cubo (Zelaya y Anchorena).

Como una plataforma a la que se le pueden sumar diferentes contenidos, el FIBA incluirá Ciudanza, el festival con propuestas coreográficas en espacios públicos que pone en discusión la idea de "escenario". En el nuevo Parque de la Estación (Perón y Gallo), en el Chacabuco y en el Centenario, durante los últimos tres días del FIBA se desarrollará el festival que dirige Brenda Angiel (antes se hacía en marzo).

Uno de los objetivos más fuertes, según Irazábal, será potenciar la internacionalización del festival. Por eso, más de cien programadores y curadores de todo el mundo fueron invitados al mercado, para que las obras argentinas seleccionadas tengan la posibilidad de concretar giras y presentaciones en el exterior. También se apuntará a la venta de formatos (algo similar a lo que hace desde hace años la industria televisiva), es decir, ideas que pueden ser realizadas y adaptadas en otras ciudades. Por ejemplo, La velocidad de la luz, biodrama site specific realizado por mujeres mayores en la villa 31, dirigido por Marco Canale y un gran suceso del anterior FIBA, tendrá su versión en Alemania y Japón.

"Si en 2017, el foco fue lo transnacional sin fronteras, ahora continuamos con esa mirada centrándonos en el otro, en especial, los refugiados e inmigrantes", dice Irazábal para presentar a algunos de los artistas prestigiosos que abordan esa temática. Tim Robbins, actor y director ganador del Oscar, será quien abra el festival al atardecer del miércoles 23 en el anfiteatro del Parque Centenario (capacidad para 1600 personas sentadas) con The New Colossus: historias reales de once personas y sus familias que vienen luchando por vivir con seguridad y libertad durante más de 300 años. La obra también estará en Santiago a Mil, festival chileno del 3 al 20 de enero, donde también se presentan tres propuestas de la Argentina: Petróleo, del grupo Piel de Lava; Todo piola, de Gustavo Tarrio; y un taller de Lisandro Rodríguez para armar el elenco para la puesta de Abnegación, en 2020.

El cierre, en cambio, será en la sala Martín Coronado del teatro San Martín con Lola Arias y el Atlas del comunismo, la obra que dirigió en el teatro Maxim Gorki, de Berlín, por primera vez en Buenos Aires: personas de entre 10 y 86 años subirán al escenario a contar vivencias de quienes habitaron en la ex República Democrática Alemana. El teatro documental tendrá también otra exponente en la actriz belga-iraní Sachli Gholamalizad, que aborda la relación madre e hija en A Reason to Talk. Sin duda, el biodrama es otra de las constantes de este FIBA.

La danza contemporánea tendrá dos importantes espectáculos internaciones. El director y coreógrafo español Daniel Abreu presentará su creación La desnudez, una propuesta poética sobre el saber quererse; y la italiana Cristiana Morganti, histórica bailarina de la compañía de Pina Bausch, contará en una conferencia danzada, Moving with Pina, la experiencia de trabajar con la máxima creativa del teatro danza, que murió en 2009.

Otra de las invocaciones de este FIBA es la obra de Shakespeare, en distintas reformulaciones. Una es Macbettu, de la compañía italiana Teatropersona, con un Macbeth en lengua sarda y, en la más pura tradición isabelina, con un elenco enteramente masculino, que actuará en el Teatro Coliseo. Por otro lado, Ojalá las paredes gritaran, de Paola Lusardi, donde la tragedia de Hamlet se instala en una casa de Colegiales, y ¿Qué hay hoy aquí de Hamlet?, de Guadalupe Suárez Jofré, una instalación performática del grupo Ob Caenum, de San Juan. Estas últimas son solo algunas de las 40 obras nacionales abiertas al público (en 2017 fueron menos de la mitad), entre las seleccionadas por el comité curatorial (19 obras de la capital argentina, de la provincia de Buenos Aires, San Juan, Mendoza, Córdoba y Chubut), proyectos coproducidos (como Derechos torcidos, de Hugo Midón y Carlos Gianni, realizada por la Compañía de teatro 21-24, junto al programa Arte en Barrios) e invitaciones como siempre pero con una novedad: tres obras bonaerenses. Como en otras ediciones, se estrenará la obra ganadora del Premio Germán Rozenmacher de Nueva Dramaturgia, que organiza el FIBA con el Centro Cultural Ricardo Rojas. Esta vez se trata de El fin, de Giuliana Kiersz, con dirección de Maruja Bustamante. Tampoco faltará el cine que reflexiona sobre la situación de exiliados, inmigrantes y desfavorecidos del estado de bienestar europeo: entre las seis películas ofrecidas, se encuentra -para quienes se la perdieron este año- la multipremiada Teatro de guerra, de Lola Arias, sobre veteranos de Malvinas argentinos e ingleses.

A partir del 15 de enero, ya pueden comprarse las entradas, a precios muy accesibles: 120 pesos las nacionales y 280, las internacionales. Esta edición suma para la compra la opción de alternativateatral.com. Además, habrá muchas actividades gratuitas, con y sin reserva online ( buenosaires.gob.ar/festivales). Es una gran oportunidad de acercarse a las artes escénicas con una propuesta en época de vacas flacas, con menos espectáculos internacionales que en otras ediciones, pero con el acento puesto en el talento de la producción local.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.