5 cosas que nadie te mostró sobre los Emmy

Y así pasó otra entrega de los premios Emmy...
Y así pasó otra entrega de los premios Emmy... Crédito: Twitter
Estuvimos en la ceremonia en Los Ángeles y te contamos detalles y secretos
(0)
19 de septiembre de 2016  • 10:01

Somos los primeros en reconocerlo: la entrega de los premios Emmy de ayer fue muy despareja. Tuvo momentos altos, muy altos y momentos bajos muy bajos, lo que no le impidió generar muchos temas de conversación y material para programas y revistas alrededor del globo. Sin embargo, siempre hay mucho más que lo que una cámara de televisión puede ver. Por eso nosotros, que estábamos sentados en el Microsoft Theater de Los Angeles, te contamos lo que nadie:

1. Caos de tránsito

Aunque muchos digan que es un consuelo de tontos, resulta un alivio saber que Buenos Aires no es la única metrópolis que sufre de severos problemas de tránsito. Los Ángeles es la segunda ciudad más grande de los Estados Unidos, después de Nueva York y la llegada de los premios Emmy logró que colapse. Por volumen de nominados, el movimiento que genera la fiesta de la TV es mayor aún que el Grammy o la entrega de los Oscar. Así, ayer, las principales arterias de la ciudad tenían embotellamientos de limosinas con famosos adentro, que recorrían en una hora trechos que en otro momento hubiesen sido recorridos en pocos minutos.

2. Mucho calor

A diferencia de lo que sucede con los Martín Fierro, los premios Emmy se entregan en el horario vespertino (para compensar que la costa Este está adelantada cuatro horas en esta época del año). La ceremonia arranca cerca de las 17, lo que hace que la alfombra roja comience a las 15.30, en el calor de una tarde de tórrido verano. En medio del desfile de nominados, el termómetro llegó a rozar los 40 grados, una verdadera tragedia para los que estaban con esmoquin y para las que tenían un peinado demasiado sofisticado.

3. Los nenes de Stranger Things también cantan

Aunque recién podrán ser nominado en 2017, los chicos de Stranger Things hicieron todo lo posible para que el próximo año sean los grandes ganadores. Además de repartir las viandas que la mamá de Jimmy Kimmel supuestamente mandó, en el show que no se televisó hicieron una versión impecable del éxito de Mark Ronson con Bruno Mars, Uptown Funk.

4. Para calmar el hambre

Y hablando de las viandas de la mamá de Kimmel... ¡era verdad! Se repartieron más de mil viandas a todos los asistentes. La bolsa de papel madera incluía un sándwich de mantequilla de maní y mermelada; una manzana y un jugo de arándanos, que efectivamente fueron consumidos en el corte por los invitados, que pasan casi cinco horas sin comer. La vianda, además, traía esta servilleta con un mensaje:

5. Qué fantástica esta fiesta...

Una vez finalizada la ceremonia de entregas, todos los invitados podían ir a una fiesta organizada a pocos metros de allí (HBO también tenía la suya), en donde se mezclaron ganadores y nominados como RuPaul con Clarie Danes junto con los equipos de producción de numerosos ciclos y personalidades de la industria. El ambiente era divertido y relajado, pero un tema de conversación se impuso: quién era el acompañante de Kevin Spacey en la fiesta. Mientras vinculan a ambos sentimentalmente, se supo que el nombre del muchacho es Evan Lowenstein, quien supo tener un dúo con su hermano hace 15 años:

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.