Argentina, tierra de amor y venganza: Lucía vuelve a comprometerse con Torcuato

Torcuato enamoró a Lucía con sus mentiras
Torcuato enamoró a Lucía con sus mentiras Fuente: Archivo
(0)
30 de mayo de 2019  • 00:25

Cuando Lucía ( Delfina Chaves ) le dijo a Bruno (Albert Baró) que para ella, él ya estaba muerto, al parecer era muy en serio, porque ahora la joven apostó nuevamente por su relación con Torcuato ( Benjamín Vicuña ).

La acción del último episodio de Argentina, tierra de amor y venganza , comienza con el villano intentando retomar el vínculo con su ex prometida, motivo por el que la lleva a ver un caballo que le había regalado, y que ella casi no conoció. Lejos de cualquier intromisión, ambos disfrutan de una jornada juntos, acompañados solo de esos fieles animales. Torcuato se muestra sereno pero confiado, en un ambiente muy romántico. Sin dudarlo, y apostando a profundizar ese clima, la invita a cabalgar. Lucía se opone, pero luego acepta y ambos se disponen a disfrutar el paseo.

"Me había olvidado lo hermoso que era montar" dice la joven una vez que terminó el recorrido, y en ese instante, Torcuato no lo duda y la besa. Mientras tanto, Ágatha ( Paula Cancio ), villana y enamorada del hombre, observa todo con furia. Cuando lo encuentra solo, le dice que está cansada de la situación, pero él no pierde los estribos y le asegura que jamás estará con una mujer así de impredecible.

En ese el mismo lugar, Torcuato tiene de rehén al hijo de Álzaga, su rival en los negocios, y decidido a dar por terminado ese problema, le encarga a uno de sus matones que ejecute al muchacho. Siguiendo órdenes, el asesino se adentra en el bosque para cumplir su misión, pero cuando está cerca de liquidarlo, descubre que Lucía lo está observado. El sicario no lo duda, la agarra por la fuerza y la pone de rodillas junto al rehén, anunciando que los matará a ambos.

Todo parece terminar en ese momento para la protagonista, pero de la nada aparece el más improbable de los héroes: Torcuato. Al galope, el villano prepara su rifle y le da un tiro certero al asesino que trabaja para él. Lucía y el rehén, presos del pánico, le agradecen muy emocionados.

De regreso a su mansión, el mafioso es de golpe el gran héroe del día. Álzaga se presenta para reencontrarse con su hijo, y le agradece a Torcuato por haberlo salvado de una muerte segura, mientras que Lucía, conmovida y al borde del llanto, no deja de sorprenderse por el inesperado giro de la situación. El personaje de Vicuña entonces le pide que se relaje, que se tome un baño caliente y se serene.

En la cena, ambos protagonizan una vez más un momento romántico. Torcuato comparte recuerdos de su infancia y se ríe de sus propias torpezas, mientras ella cree descubrir una nueva cara de su antiguo pretendiente. Entonces le cuenta que en el pasado, lo dejó porque había conocido a otro hombre, y le dice: "Conocí la verdadera cara de esa persona, y no me gustó nada. Pero vi quién es usted realmente y eso sí me gustó. Me encanta conocer a este nuevo Torcuato".

El hombre no lo duda, y una vez más le propone casamiento, un pedido que Lucía acepta gustosa. De ese modo, la muchacha vuelve al primer casillero, y se encuentra otra vez cerca del altar, aunque no por imposición de su madre, sino por propia decisión.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.