Argentina, tierra de amor y venganza: la simpática aparición de Mirtha y Silvia Legrand en la historia

Las jóvenes Mirtha y Silvia Legrand buscan una oportunidad en el mundo del espectáculo y se mezclan en la trama de la telenovela
Las jóvenes Mirtha y Silvia Legrand buscan una oportunidad en el mundo del espectáculo y se mezclan en la trama de la telenovela Crédito: Prensa eltrece
(0)
4 de septiembre de 2019  • 21:35

El regreso a Buenos Aires de Raquel (China Suárez) y Salaberry (Luciano Cáceres) revolucionó la vida de los demás personajes de Argentina, tierra de amor y venganza. A su vez, la aparición de Carmen (Maite Lanata), la hija ilegítima de Trauman (Fernán Mirás) amenaza la paz de su progenitor y la huida de Bruno (Albert Baró) de la cárcel pone a la banda de nuevo en funcionamiento. Sin embargo, este jueves la novela de eltrece tuvo una participación más que especial: la de las mellizas Mirtha y Silvia Legrand (Lola Poggio) .

Paternidad dudosa

Torcuato (Benjamín Vicuña) le cuenta a Aldo (Gonzalo Heredia) las carencias de su infancia y le explica lo importante que es para él el hecho de haberse convertido en padre. El mayor de los Moretti, a su vez, le dice que le parece muy noble que se haya hecho cargo de Pedro, aún cuando tenga dudas de que el pequeño es en realidad producto de la relación de Lucía (Delfina Chaves) con Bruno.

Lucía le cuenta a su esposo que Lidia (Minerva Casero) tuvo una pequeña reacción: movió un dedo. Él, lejos de alegrarse, manifiesta su enojo porque su esposa se ausentó de una cena que para él era muy importante. La reacción de Lucía es amenazarlo con irse junto al bebé. La discusión termina de la peor manera, con ella insinuando que el pequeño no es hijo de él. "En el fondo te gusta hacerte cargo del hijo de Bruno", le dice, enfrentándolo, y le deja en claro que solo permanece a su lado por la situación de su hermana y de su madre.

Mirtha, mucho antes de los almuerzos

Libertad (Virgina Innocenti), en tanto, se niega a seguir tomando la medicación que, en el último tiempo, logra estabilizarla. Lucía intenta convencerla, pero la mujer le cuenta que durante el paseo que la obligan a dar todos los días vio entrar gente a la casa familiar. En medio de un ataque de llanto, le explica que eso le generó una profunda tristeza, porque todavía no puede reponerse de esa pérdida. La casa, en realidad, ahora es de Bruno, pero ellas no lo saben.

Alentada por la conversación con su madre, Lucía llama a su antigua casa y le pide a quien atiende el teléfono -Bruno, haciéndose pasar por otro hombre- que la deje ir a buscar algunas cosas que quedaron allí cuando su hermano vendió la mansión. Él accede y arreglan un encuentro para la tarde del día siguiente.

David (Gastón Cocchiarale) recibe en la ex mansión Morel a Rosa (Virginia Kaufmann), la madre de dos hermanas que buscan hacer una audición para Los martes orquídeas. Las mellizas no son otras que Rosa María Juana y María Aurelia Paula Martínez Suárez, antes de adoptar los nombres artísticos de Mirtha y Silvia Legrand. En ese momento llega Lucía, y entonces David y Bruno le piden a la madre de las chicas que los ayude. La mujer se hace pasar por la dueña de casa, la recibe y la acompaña a recorrer la casa para buscar sus pertenencias.

Mientras están allí, sueña el teléfono. Es Francesca (Malena Sánchez), que quiere hablar con Bruno. Rosa María, sin embargo, le dice que llamó a un número equivocado, pero despierta las dudas y los celos de la chica.

Amores inolvidables

Gallo (Matías Mayer) le reprocha a Bruno que vuelva a insistir con Lucía a pesar de estar junto a Francesca, una mujer que en ningún momento dudó sobre su inocencia y no se separó de su lado. Más tarde, es la misma Francesca la que le pide que sea justo con ella: "Si la seguís amando a Lucía, sé justo y decírmelo". Él le asegura, entonces, que lo único que quiere es saber si Pedro es su hijo.

Aldo les comunica al resto de la banda que ya tiene al candidato opositor de Torcuato: el juez Iturbide (Ernesto Larrese), un hombre que odia a su cuñado tanto como ellos. Los demás coinciden en que es el ideal para darle pelea al mafioso. Para eso, tienen que invertir dinero para la campaña y para instalarlo como candidato. En medio de la reunión, los sorprende Raquel, que está dispuesta a sumarse a la causa y les pide que no le cuenten a su esposo que ella se sumó al plan: "Julio no es el mismo hombre", les dice.

Ya no sos igual

Aldo entiende que ese acercamiento de la Polaca también tiene que ver con la relación que los unió, pero ella le deja en claro que su propósito es el de siempre: liberar a todas las mujeres que Trauman y Ferreyra tienen esclavizadas en los prostíbulos. Sin embargo, cuando los demás se van, ella termina confesándole a Moretti que lo ama, pero que nunca va a traicionar a su marido. "Nunca volveremos a estar juntos", le asegura.

Salaberry los sorprende hablando solos en el bar y se pone violento. "Esperaste que me duerma para escaparte. ¿Me diste una de esas gotitas que tomás para poder salir?", la acusa y la obliga a irse con él. Ya en su casa, él por primera vez la golpea.

Prueba de amor

Lorena (Agustina Benavides) y Malek (Franco Quercia) están en pleno proceso de planificar su boda. Paco (Mariano Saborido), a su vez, le cuenta a su amigo que mientras estaba con su novia se encontraron con Alfonso (Sebastián Sinnott), pero que el muchacho negó ser quien solía salir a trotar con él. El modisto le pregunta, entonces, si no quiere saber por qué Alfonso desapareció después de que los dos decidieron dar rienda suelta a sus sentimientos.

Alentado por su amigo, que le dice que en la noche de bodas va a estar obligado a "concretar", el joven termina pidiéndole a su novia una "prueba de amor".

Cuestiones de familia

Después de haberse desvanecido frente a él, Trauman se entera que Ivonne (Andrea Frigerio) padece de cáncer, pero ella se niega a operarse a pesar de que esa es la recomendación médica. "Algunos no tenemos tanta suerte como vos, que te enfermás, te pegan tiros y acá estas. Algunos nos enfermamos y nos morimos", le explica.

Trauman entonces arregla un encuentro con Julián (Tomás Kirzner) para ponerlo al tanto de la situación y pedirle que la convenza de de entrar al quirófano.

Cómplices

Ferreyra le pide a Basualdo (Mateo Chiarino) que busque y ajusticie al hombre que se encuentra detrás del seudónimo de Juan de Marzo, el periodista que, desde las sombras, está dinamitando su imagen pública a través de artículos que publica en el diario. Lo que él no sabe es que en realidad quien escribe esos artículos es su esposa, Lucía. También le encomienda otra misión: que asesine a Bruno en la cárcel.

Más tarde, Trauman se sorprende al ver a Carmen vestida como una bataclana y le reprocha a Ivonne el haberlo permitido. Mecha (Soledad Fandiño), en tanto, está preocupada porque su amante favorito, Aldo, no aparece. El muchacho finalmente hace su aparición y le cuenta que ya no soporta su vida con Alicia (Mercedes Funes). Al día siguiente, la prostituta le contará a la esposa de su amante que lo encuentra muy extraño. Juntas lo ven, de casualidad, encontrándose con una tercera mujer que no es otra que Raquel.

Alicia y Gabriel (Federico Salles) vuelven a encontrarse en la mansión Ferreyra para dar rienda suelta a su pasión, pero esta vez no tienen tanta suerte: son sorprendidos en la habitación por Aldo, que los encuentra a medio vestir. La mujer, entonces, intenta convencerlo de que estaban hablando del destino de Libertad, pero, por supuesto, él no le cree.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.