Bailando por un sueño 2017: Melina Lezcano cambió de bailarín y se reivindicó

La Chipi también logró un muy buen puntaje, y Chechu Bonelli protagonizó una inesperada discusión con Yanina Latorre
(0)
29 de septiembre de 2017  • 23:50

La noche del Bailando por un sueño recibió en primer lugar a Melina Lezcano , que luego del enfrentamiento que tuvo con Joel Ledesma ( y que terminó con su expulsión del certamen ), llegó acompañada de Maxi Buitrago. La cantante de Agapornis dijo que el cambio le devolvió la sonrisa, y sentenció: “Agradezco a Dios que haya llegado Maxi a mi vida”. Melina también contó que está separada y “en buen término”, y envalentonada con su nuevo bailarín se metió de lleno en el baile.

En la devolución, Ángel de Brito felicitó a Maxi y a Melina le dijo: “Sos otra, se nota que la energía ha cambiado”, y cerró clasificando al baile de “casi brillante” (voto secreto). Carolina “Pampita” Ardohain elogió al dúo por la coreografía y felicitó a Melina por el “cambio rotundo” (10). Moria Casán opinó que el baile “no la mató” y que Melina de “mortadela quiso pasar a caviar”, y nuevamente le aconsejó salir del clóset para declararle su amor a Pampita (8). Por último, Marcelo Polino coincidió con Moria y agregó que a esa pareja “le falta juntarse” (7).

Luego llegó el turno de Mariela “La Chipi ”, que luego de una previa muy breve (en la que ella se hizo cargo de ser algo aburrida), se dedicó a un número que obtuvo un puntaje inmejorable. Ángel consideró que el baile fue “espectacular, de lo mejor que vi en este ritmo” (voto secreto). A Pampita también “le gustó todo”, y aplaudió la química de ambos diciendo que deberían ser los embajadores argentinos del ballroom (10). Moria definió a la Chipi como “sorprendente” (10), y Polino opinó que deberían obtener un once (10). De esa manera y con treinta en total, la Chipi empata el promedio que Lourdes Sánchez obtuvo el martes.

En ese momento Marcelo anunció que si bien le tocaba bailar a Nancy Pazos , la periodista no iba a poder hacerlo porque se encontraba descompuesta, y charló unos minutos con ella que se encargó de confirmar el cuadro.

De esa manera entró en escena Chechu Bonelli , que se revela como una participante que no le escapa a las peleas. La modelo le respondió a Yanina Latorre , que la había acusado de tener previas aburridas, y le dijo que como se la pasa criticando a todo el mundo, “un baño de agua bendita no le vendría mal”. Minutos después, Latorre saldría por teléfono y Chechu, sin ningún tipo de miramiento, seguiría el enfrentamiento sin bajar la cabeza.

Yendo al baile, la noche no fue mala para Bonelli. Ángel la notó “flojita” y declaró que el número no le gustó mucho (voto secreto). Pampita notó los nervios y consideró que a pesar de alguna desprolijidad, la propuesta le gustó (8). Moria dijo que la energía y personalidad de Chechu ayuda mucho al baile, aunque tiene que trabajar más la gestualidad y la “coreo facial” (8), y Polino cerró concluyendo que el número “estuvo bien” (6).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.