Canela recordó la particular historia de amor que la unió a su marido, Héctor

Canela repasó anécdotas de su vida en el diván de Cortá por Lozano
Canela repasó anécdotas de su vida en el diván de Cortá por Lozano Fuente: Archivo
(0)
13 de septiembre de 2019  • 19:58

Canela se mostró emocionada esta tarde en Cortá por Lozano, al celebrar el Martín Fierro a la trayectoria que recibió el lunes. Ese hecho, sumado a la muerte de su hermano Sergio, provocó en la legendaria conductora lágrimas que no quiso disimular: "Estoy medio tristona porque hace poco murió un hermano. Y van seis. Éramos diez y quedamos cuatro".

Pasado ese momento emotivo, Canela contó que recibió hermosos mensajes saludándola por el premio. "He recibido mensajes preciosos. Muchos miembros de mi familia con los que hacía tiempo no nos comunicábamos, me llamaron. Cada dos años, nos juntamos en algún lugar. Toda la familia. El año pasado alquilamos un monasterio en las cierras de Córdoba. Somos 150 y van todos los que pueden. Yo soy la tía distante, que está en la tele y me sorprendió que me preguntaran pocas cosas en ese encuentro. Ahora con el premio, todos me preguntaron", relató. "Me emocionó ese reconocimiento y lo hablé en terapia. La terapeuta me dijo: aceptalo, te quieren. También yo los quiero".

La conductora contó que de chiquita era miedosa, llorona, demandante. "Cuando cumplí 12 años nadie se acordó de mi cumpleaños. No fue mala voluntad, porque estábamos migrando de Mar del Plata a Buenos Aires. Pero yo esperaba la torta y nadie se acordó. Lloré mucho y no podían saber por qué", recordó en el diván de Verónica Lozano.

Gigliola, tal es su verdadero nombre, recordó cómo conoció a su marido Héctor, fallecido ya hace unos años. "Me dieron a elegir quedarme en Córdoba o casarme y elegí casarme. Fue una venganza personal. Me enamoré de Héctor cuando lo vi por primera vez. Tenía una mirada y unas manos maravillosas. Lo miré mucho pero él no me miró. De todas maneras, entablamos un vínculo a través de la poesía y todos los días nos veíamos para leernos mutuamente nuestros poemas", indicó. "Pasaron dos años y al tercero un día lo fui a buscar porque no me vino a visitar. Venía a caballo, a pelo. Lo esperé como tres horas porque se había ido al río a nadar. Cuando volvió le dije: 'Vos no te diste cuenta que estoy enamorada de vos'. Me dijo: 'Tranquila, sos mucho más chiquita'. Pasó el tiempo, entré a la televisión, me fui a Europa volví, era una mujer libre e independiente. Y nos vimos en un carnaval, por casualidad, y me agarró de las manos y me dijo: 'Ahora vas a ver'. Cuatro hijos, diez nietos", resumió.

Canela comentó también que disfruta hacer regalos y ya compró los de Navidad: "Tengo un cajón lleno de regalos para todos, siempre. Pero hace poco cumplí con un ritual con una de mis nietas, que viene de muy lejos. Después de la guerra, cuando las escuelas empezaron a funcionar de nuevo, el único juguete que había era una muñeca de cartón, que era de una de las nenas. Y para jugar había que tener un lindo pañuelo. Yo nunca pude porque el mío era de trapo. Con mi nieta hicimos una muñeca con pañuelos y quedó sorprendida de que saliera de nuestras manos". Y agregó: "La guerra te enseña muchas cosas. Por ejemplo, cuando no había qué comer, mi mamá mandaba a buscar caracoles. Y comíamos caracoles".

¿Se haría una cirugía Canela? "Si creés que con la cirugía vas a recuperar la juventud, perdés. Yo me cuido y mucho, pero no tengo obsesiones", aseveró.

En un momento de confianza, Lozano preguntó si se había casado virgen. Y Canela se sorprendió: "¡Cómo voy a decir eso públicamente! Nunca. Eso es parte de mi intimidad".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.