Divina comida: Andrea Rincón dijo que a Wanda Nara “no le da la cabeza”

Andrea Rincón y su dura historia de vida.
Andrea Rincón y su dura historia de vida. Crédito: Gentileza Telefe
(0)
6 de febrero de 2020  • 02:11

Directa, simpática y frontal, Andrea Rincón brilló con luz propia en la mesa de Divina comida: durante el programa, habló de las dificultades que tuvo que atravesar en la vida y recordó su paso por Gran Hermano. Según dijo, entró al reality luego de que vio a Wanda Nara en la televisión. "No le da la cabeza", sentenció.

Aunque a la hora de armar los grupos, se pensó que el estilo y conocimiento previo podía llegar a conformar alianzas (Andrea y El Turco Naim por un lado, y Nicole Neumann y Robertito Funes Ugarte por el otro), el devenir de las noches afianzó la dinámica de tal manera que, lejos de la grieta y junto a Iliana Calabró , se transformaron en un sólido quinteto.

El contraste llegó en relación a las historias de vida. Mientras Robertito recordaba las épocas en que, recién llegado de su Mendoza natal, paraba el subte con la mano como si se tratara de un colectivo, Andrea Rincón reveló su dura historia de vida.

La actriz, que de chica soñaba con ser abogada, tuvo una dura adolescencia: "Yo sacaba comida del tacho de basura. No fui pobre, pero fui rebelde, y por eso ‘me fueron’ de mi casa. La secundaria la terminé durmiendo en una plaza. Mi viejo me fue a buscar, a pedirme que vuelva". El tiempo sanó las heridas familiares pero no fue sencillo volver a empezar. "Hoy tengo muy buena relación con mi papá -comentó feliz-, hicimos terapia juntos un año entero. Le dije que si quería seguir viéndome tenía que hacer terapia conmigo".

Al mismo tiempo que en su vida personal había perdido el rumbo, se le habría las puertas del espectáculo, gracias a su paso por Gran Hermano . Lo curioso fue el motivo que la llevó a participar del reality, y especialmente en quién y por qué se inspiró. "Entré a Gran Hermano porque vi a Wanda Nara en la tele. Estaba bailando sola, en una fábrica, y de golpe se sube a un Mini Cooper y dice: ‘Ahora les voy a mostrar mi casa’, un piso en Puerto Madero. Apagué la televisión en mi piecita de 2x2, y dije: ‘Acá yo estoy fallando en algo, si a esta piba que no le da la cabeza...", contó Rincón mientras se ponía dos dedos en la frente.

Risas del resto de los invitados, y la confirmación por unanimidad de que Wanda es muy inteligente. Finalmente, Nicole cerró el debate con un "a mí me cae muy simpática".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.