Libertad Leblanc e Isabel Sarli protagonizaron un épico y emotivo cruce al aire

En el programa Incorrectas, las divas hablaron sobre su histórica rivalidad y contaron cómo es hoy la relación entre ellas
En el programa Incorrectas, las divas hablaron sobre su histórica rivalidad y contaron cómo es hoy la relación entre ellas
(0)
8 de febrero de 2019  • 18:40

Por segundo día consecutivo, Incorrectas contó con una invitada de lujo: Libertad Leblanc . La gran diva del cine erótico argentino siguió relatando su vida delante y detrás de las cámaras. Pero esta vez, la producción le tenía preparada una sorpresa: el saludo en vivo de su gran rival y amiga, Isabel Sarli .

Justamente, la rubia le estaba contando a la conductora del programa, Moria Casán, cómo nació su rivalidad con la morocha. "Armando Bo decía que vos te habías 'colgado' de la fama de la Coca", de recordó la exvedette. "Y tenía razón, porque ella empezó antes", respondió la actriz, pícara. Entonces, contó que ella le decía al director que era "un tonto", porque "explotaba a Isabel" pero no sabía cómo sacar provecho de los festivales y las presentaciones en otros países.

En ese momento, Casán anunció que tenían una sorpresa para ella. Era la Coca. Desde su casa, la dueña de la icónica frase "qué pretende usted de mí", saludó a su histórica rival y, una vez más, desmintió que entre ellas haya existido alguna vez un conflicto. "Es una rivalidad ficticia. Nunca nos hemos peleado. Ella, cuando viaja, siempre me llama. Siempre hubo lugar para las dos, no hay porqué pelear", expresó la protagonista de Carne.

"Es cierto que ella tenía un poco de resentimiento con Armando, que era un tipo bárbaro", reveló después. Entonces, Casán quiso saber si era cierto que iba con un banquito al cementerio y se quedaba un rato "hablando con él". "Voy a visitarlo, pero no con un banquito. Hablo con él y con mi madre todos los días, al levantarme y cuando me voy a acostar. Y les rezo a ellos y a un grupo muy querido de amigos. A Armando lo quiero, lo quise y lo querré. Nunca estaré con otro hombre. Siempre Armandito y nada más. Era un hombre bárbaro. Espero que todas las chicas del país encuentren un hombre como él", deseó.

Por último, la diva se alegró de ver tan bien a Leblanc, a pesar de que "ella dice que está un poco enfermita". "Me gusta verla tan bien. Tiene que hacerle caso a los médicos. ¡Comé bien, Liber!", le recomendó.

La rubia, entonces, tomó el guante y respondió, pícara: "Espero que se me pase porque tengo ganas de guerra. De guerra de la buena. Te queremos, Isabel".

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.