MasterChef Celebrity: la desagradable anécdota de Lizy Tagliani con una ensalada de frutas

Dolli Irigoyen observa cómo Lizy Tagliani da las indicaciones.
Dolli Irigoyen observa cómo Lizy Tagliani da las indicaciones. Crédito: Gentileza Telefe
(0)
10 de noviembre de 2020  • 00:37

Hace algunas semanas, Santiago del Moro les preguntó a sus seguidores a quién le gustaría ver en MasterChef Celebrity. Muchos nombres fueron propuestos, pero uno ganó por mayoría absoluta: Lizy Tagliani.

Aunque la conductora no se puso el delantal de cocinera ni llegó a la etapa de los reemplazos, sí aceptó ser invitada en el programa que se vio el lunes último. A diferencia de los especialistas que hasta ahora acompañó al trío de jurados, Tagliani fue una famosa, que llegó al puesto por carisma y simpatía, más que por talento gastronómico.

Sin embargo, el conductor no quiso dejar pasar los modestos conocimientos de la invitada en esas lides, y por eso le pidió que les contara al resto de los presentes sobre su pasado en la cocina. Lizy arrancó tranquila: "Yo empecé trabajando en una parrilla. Me contrataron de adicionista, pero después me descendieron a armar paneras, así que seguro puedo ayudar".

Igualmente la compostura no le duró mucho, porque apenas Santiago hizo referencia a su pasado como experta en ensalada de frutas, la estrella desbarrancó: "Ensalada de frutas hacía a domicilio. Entonces cortaba todo, armaba los bowls y un día agarré la bicicleta y me caí. Igual, barrí toda la ensalada de fruta del piso y volví a juntar todo. Después la gente la comía en la parrilla y decía: 'Che, qué duro es esto', porque a lo mejor estaban comiendo pedazos de cascote. Pero yo le decía 'debe ser la manzana'. Muy higiénico todo".

A pesar del dudoso buen gusto, de la anécdota y de esas ensaladas, Tagliani se tomó muy en serio su papel, y ayudó en lo que pudo a los participantes, conforme pasaba por cada una de sus estaciones de trabajo.

Lo mismo a la hora de juzgar los platos, momento en que Lizy intentó ser el contrapeso de Damián Betular y Dolli Irigoyen, que han puesto demasiado alto el nivel de exigencia a la hora de dirimir entre una creación y otra. Se podría decir, incluso, que fue ella quien salvó del delantal gris a Fede Bal, entusiasmándose más de la cuenta con el sabor de un plato, que sus compañeros de jurado habían mirado con cara torcida.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.