Un amor que no distingue los colores