The Walking Dead: una nueva muerte sacude el universo de la serie

The Walking Dead
The Walking Dead
La guerra contra los Salvadores se cobra una nueva víctima; atención, si no vieron el último capítulo les avisamos que en esta nota hay spoilers
Martín Fernández Cruz
(0)
7 de noviembre de 2017  • 11:15

La octava temporada The Walking Dead sigue sumergida en el conflicto que enfrenta a Rick ( Andrew Lincoln ) y sus compañeros contra los Salvadores. En estos episodios no hay descanso para los fans y suponen una seguidilla de tiroteos que dejan varias consecuencias. Atención, antes de seguir leyendo, ¡les avisamos que esta nota contiene spoilers!

En "Monsters", el tercer capítulo de la temporada, la acción no cesa y la balanza entre ambas fuerzas no termina de inclinarse hacia ningún lado. Como en las últimas entregas, la trama se concentra en tres bandos: uno encabezado por Ezekiel (Khary Payton) y Carol (Melissa McBride); otro por Jesus (Tom Payne) y Morgan (Lennie James), y un tercero en el que Rick y Daryl ( Norman Reedus ) combaten dentro de un caserón por la búsqueda de un supuesto arsenal oculto, mientras Aaron (Ross Marquand) y su pareja Eric (Jordan Woods-Robinson) lideran una ofensiva en el exterior para cubrirlos. Como es de esperar, cada uno de esos equipos tendrá que lidiar con sus propios problemas.

Rick y su encuentro con Morales

01:08
Video

En el segundo episodio de la temporada, Rick había caído en manos de Morales (Juan Pareja), un viejo conocido de los primeros capítulos que ahora reaparecía convertido en un Salvador. Lo amenazaba a Rick a punta de pistola esperando la llegada de sus aliados para entregarlo, mientras el protagonista intentaba convencerlo de hacer lo contrario contándole el destino funesto de Glenn (Steven Yeun) cuando encontró la muerte a manos de Negan ( Jeffrey Dean Morgan ). Morales duda aunque sigue firme en su postura de matarlo si es necesario, pero la situación se define cuando Daryl lo asesina por la espalda, ante la sorprendida mirada del sheriff. Luego ambos deben cubrir su retirada cuando llega un grupo de Salvadores y deben enfrentarse a ellos en inferioridad de condiciones.

Por otra parte, Maggie (Lauren Cohan) al frente de La colina debe decidir si le abre las puertas del lugar a Gregory (Xander Berkeley), el antiguo líder de ese refugio que no dudó en dejar a su gente en manos de Negan. El hombre le ruega a Maggie que lo deje entrar, le dice que en realidad fue una víctima de la situación y que el líder de los Salvadores lo arrinconó. Y ella, con bronca, pero imposibilitada de abandonarlo como a un animal salvaje, elige volver a darle asilo. En simultáneo, Jesus y Morgan mantienen una discusión con respecto a qué hacer con los Salvadores que se rindieron, si ejecutarlos o encarcelarlos. Morgan considera que es mejor matarlos, mientras que Jesus se niega esgrimiendo como argumento que no pueden ser verdugos de hombres indefensos. Luego de una pelea entre ambos que culmina con Morgan partiendo hacia rumbo incierto, el grupo de personajes llega hasta la Colina solo para presentarle a Maggie el mismo dilema: ¿deben matar o darle refugio a los villanos que no perdieron su vida?

En tanto, Ezekiel y Carol avanzan en su misión con la satisfacción de no contar con ninguna baja. Mientras el Rey se muestra demasiado optimista, la mujer conserva la calma y prefiere no tentar a la suerte, una postura muy acertada teniendo en cuenta que en el instante en el que llegan a un cuartel son recibidos con una balacera en la que mueren muchísimos hombres de su grupo.

A su vez, Aaron debe enfrentar una dura realidad cuando descubre que el cuerpo de su novio Eric, luego de quedar debilitado a causa de un tiro, ya no se encuentra donde lo dejó. Visiblemente angustiado, el hombre busca a su pareja por todos lados, hasta que lo ve convertido en zombie y dirigiéndose a una horda de muertos vivos. Aaron no puede contener el llanto, pero no junta la fuerza para sacrificarlo y uno de sus compañeros lo abraza y lo lleva lejos de esa triste imagen. En ese momento, Daryl y Rick se unen al resto del equipo sabiendo que los Salvadores que quedaban en ese lugar fueron eliminados. El protagonista se lleva a la bebé que encontró en el episodio anterior y es Aaron el que elige hacerse cargo de la niña, quizá encontrando en esa paternidad casual un nuevo sentido a su vida.

Nada vale menos que la palabra

La muerte de Eric puede parecer menor, pero no lo es. La pareja de Aaron no es uno de los héroes más importantes de la serie y su destino marca el inicio de las muchas bajas que inundaran la guerra que tiene atrapados a todos los protagonistas de esta historia. El mérito en The Walking Dead es lograr que cada pérdida pese y que el asesinato de un personaje que no es de los centrales duela tanto como dolió el homicidio de Glenn. Las muertes en esta serie ya no son necesariamente el gancho que atrae a los espectadores ni la vuelta de tuerca que deje a los fans aferrados al borde del sillón. The Walking Dead mostró con el desenlace de Eric un signo de madurez televisiva porque pudo hacer de ese final un momento de gran angustia sin especular con cómo afectaría eso al rating. De hecho, la ficción no está logrando los niveles de audiencia que tuvo en el pasado y sin embargo la historia sigue adelante sin buscar manotazos de ahogado que le signifiquen recuperar su posición entre las series más vistas. Por otra parte, la muerte de Eric ocurre en un episodio en el que los personajes analizan cuánto vale una vida.

Al igual que en los capítulos previos, en "Monsters" se presenta una línea ética que divide a los protagonistas sobre qué postura tomar ante sus enemigos, si hay que matarlos o no. Por un lado, quienes representan esa discusión son Jesus y Morgan, que llegan al punto de pelearse con tal de ver quién tiene la razón. Y el hombre de la barba, que está convencido de la necesidad de no ejecutar a sus rivales sostiene su mirada pacifista hasta las últimas consecuencias, incluso planteándole a Maggie que es importante no matar porque sí.

En otro plano de la historia también se encuentra Rick, que de a poco comienza a mostrar signos de remordimiento y no puede evitar inquietarse ante la frialdad con la que Daryl resuelve los conflictos. Aunque comprende que en ese mundo en guerra los códigos son un lujo del pasado, él pareciera estar más a favor de tomar prisioneros en vez de matarlos, un concepto que podría ser clave en la resolución de la batalla contra Negan. Y este camino de remordimiento que comenzó el protagonista, inevitablemente plantea la siguiente pregunta: ¿podría Rick en el futuro perdonarle la vida a Negan, y lograr así ganarse la rivalidad de sus compañeros?

¿Cuándo verla? Se pueden ver los nuevos capítulos los domingos, a las 22.30, por Fox Premium Series o los lunes, a las 23, por Fox. Además, on demand en la App de Fox y en Flow.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.