Clásicos veraniegos. Un catálogo que reivindica el talento de Boccherini