Un destino mejor

María Paula Zacharías
(0)
3 de noviembre de 2011  

Una buena noticia. En la Colonia Penal N° 19 de Ezeiza, presos y perros encuentran un destino mejor con salida laboral asegurada. A través del programa Huellas de Esperanza, los hombres aprenden a ser entrenadores caninos y los perros, a ser serviciales para cumplir fines sociales, como lazarillos, perros para sordos y para personas con discapacidad motriz.

Desde principios de este año, tres internos elegidos por su paciencia, tolerancia, persuasión y amor a los animales trabajan con las cachorras Aika, Brisa y Tina, en equipo con dos adiestradores egresados de la UBA, un médico veterinario, un asistente social y una psicóloga. Se espera que en un año los perros estén graduados. Y que los presos que los entrenan logren una reinserción en la sociedad con una profesión digna, además de que no hay nada mejor que el tener un amigo de cuatro patas.

La creadora del programa es la hermana Pauline Quinn, que llegó de Estados Unidos al país para ver los avances de su instrumentación local, en etapa de prueba. La religiosa de la Orden de Predicadores tuvo una infancia marcada por la violencia. Vivió en la calle acompañada por un perro vagabundo como ella, que la protegía de ataques. Así, al entrar en la vida religiosa pensó la manera de potenciar el efecto positivo de esta alianza entre perros y hombres en desgracia, y en 1981 creó el programa, que tiene gran éxito en su país.

Próximamente, los perros participantes serán en su mayoría animales rescatados, como los que se ofrecen en adopción en la página de la marca de alimento balanceado auspiciante, Pedigree, www.adopcionpedigree.com.ar . Participan también de esta iniciativa la Asociación SOS Vida, presidida por Juan Enrique Romero, y la Fundación Camila Dragone.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.