Un día en la vida de... Carmen Polledo

Cuando el compromiso es con la salud pública
Cuando el compromiso es con la salud pública
(0)
26 de abril de 2003  

La presidenta de la Cooperadora de Acción Social (COAS), entidad que desde hace 27 años trabaja para mejorar los hospitales públicos de Buenos Aires, se ríe de sus flamantes 50 años y se confiesa obsesiva con el trabajo. "Son muchos años en esta organización. Entré luego de una situación muy dolorosa que me tocó vivir, cuando falleció mi bebe. Sentí la necesidad de ayudar y comencé como vocal. Después, como siempre me apasionaron los números, me desenvolví como protesorera. Y acá estoy, desde hace tres años. Cuando Daisy (Chopitea) pensó en mí para sucederla, le dije que de ninguna manera. Fue un honor que pensara en mí, pero también sentía que era un rol de mucha exposición. En fin... Hoy estoy acá y feliz. Me siento totalmente comprometida y apasionada con lo que hago", comenta Carmen Polledo, que además es madre y abuela.

Simpática, cuenta que su nieto la vuelve loca. "Es el hijo de Carmela, la mayor de mis tres hijos, que se fue a vivir a Estados Unidos. Por suerte, nos vemos seguido. La verdad, me puede ese chiquito. Y encima viene otro en camino. El abuelazgo superó todas mis expectativas. Cuando viene a Buenos Aires, lo primero que hago es llevarlo a pasear en mateo por Palermo. Siempre digo que se trata de una escena medio surrealista. Porque acá, a diferencia de otras ciudades del mundo, no hay senderos especiales. En Palermo, el caballo se mezcla con los autos, se lanza por Libertador... Es genial."

Vive hace veinte años frente a la embajada de Gran Bretaña y ya van casi treinta que se casó con Fernando Polledo. Madruga, lee dos diarios, escucha noticias, trabaja en la computadora y pasa casi todo el día en la oficina de COAS, a pasos del Obelisco. "La verdad, las tareas son infinitas. Si bien está todo coordinado, ésta es una institución que genera sus propios recursos, así que constantemente se organizan distintos eventos y proyectos. Para la Feria de las Naciones, por ejemplo, se trabaja todo el año. Después hay eventos aislados, como COAS Gourmet, y la administración permanente de las confiterías del Teatro Colón. Siempre surgen cosas. El mes que viene hacemos la entrega del libro de rendición de cuentas, que para nosotros es importantísimo porque le contamos a todo el mundo en qué gastamos la plata. También premiamos a los amigos empresarios que nos dan una mano."

Preocupada, dice que la tarea es cada vez más ardua ya que la gente está empobrecida y se ve obligada a recurrir al hospital público. "Es una realidad. A raíz de la crisis, las necesidades en los hospitales son cada vez mayores. Hay alrededor de nueve millones de consultas por año y las deficiencias son muchas. ¿Sueños? Seguir aportando equipos de alta complejidad y todo lo que esté a nuestro alcance. Por supuesto, en el tema hospitalario hay que mejorar el sistema de las esperas, las colas, la falta de consultorios. Pero es muchísimo lo que se hace y enorme la voluntad de la gente."

Polledo exprés

Televisión: "Y sí, en mis ratos de frivolidad miro alguna tira. Me divierto con Son amores y me han encantado Verdad/Consecuencia y Vulnerables. Trato de distenderme por ese lado. Lo que no me engancha es el chimenterío barato. ¿Noticieros? Todos. Y soy bastante adicta a la CNN. ¡Ah! También sigo Operación triunfo. Es interesante ver cómo esos chicos evolucionan y dejan el alma por hacerse conocer".

Coqueta: "Soy lo necesariamente coqueta. Eso significa que me gusta verme bien, que cuando viajo me compro algún equipo lindo, pero no soy una fashion victim".

Deportes: "No, yo prefiero leer. Pero tengo un marido golfero y un hijo rugbier que juega en la primera de Newman. ¿Si me da miedo que le pase algo? Y, sí. Pero voy porque pienso que si llega a tener un accidente, mejor estar cerca. Es medio inexplicable porque sufro mucho. Pero, por otro lado, me da placer verlo tan feliz".

Ejemplo: "Vivo sorprendida y emocionada al ver la actitud positiva de la gente que trabaja en los hospitales. Desde el camillero hasta el técnico de laboratorio, pasando por los médicos, la garra y las ganas que ponen son increíbles. Y muchas veces luchando contra los castillos de viento..."

Mascota: "Siempre detesté la figura del perro en casa. Pero mi marido y mis hijos ganaron la batalla, aprovechando que yo estaba en China por COAS. Cuando volví me encontré con Ringo, un labrador enorme. Pasé momentos algo desesperados, pero ya lo asumí. Ahora, los fines de semana pasea en auto con nosotros, como si fuera un hijo más".

Políticos y estilos

Habla de la independencia de COAS y de la buena relación con todos los gobiernos. Pero acepta que en los tiempos del ex presidente Menem la presencia de los políticos fue mucho más importante. "Son estilos. Todo cambió mucho desde entonces. Pero nos llevamos muy bien con todos. Con el Gobierno de la Ciudad hace cuatro años que hacemos la feria en el Centro de Exposiciones, y no sólo nos ceden el predio, sino que la Legislatura porteña nos exime de pagar el canon. Con todos, la relación es muy fluida. Y pienso que esto seguirá pasando, gane quien gane, porque saben que somos serios, transparentes, y tenemos una trayectoria de veintisiete años. ¿Quién me gusta? No es oportuno que lo diga, pero sí estoy convencida de que vamos a resurgir. Mis primeras palabras cuando tomé la presidencia fueron quién dijo que todo está perdido, yo vengo a ofrecer mi corazón. Creo que lo resume todo."

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.