Daniela Vega, la actriz transgénero chilena que puso a Hollywood a sus pies

En Una mujer fantástica Daniela Vega interpreta a Marina, una mujer transgénero que ante la muerte de su pareja se enfrenta a la discriminación y el rechazo de la familia de él
En Una mujer fantástica Daniela Vega interpreta a Marina, una mujer transgénero que ante la muerte de su pareja se enfrenta a la discriminación y el rechazo de la familia de él Fuente: Archivo - Crédito: AP
(0)
20 de enero de 2018  • 00:15

Son días de mucha actividad para Daniela Vega . La actriz y cantante lírica chilena llegó a Los Angeles la víspera de la gala de los Globos de Oro, en la que Una mujer fantástica competía por el premio a mejor película de habla no inglesa. El galardón no llegó, pero unos días después la cara de Vega no muestra señal alguna de decepción, más bien al contrario.

"California nos trata muy bien", dice al recibir a BBC Mundo en el hotel en el que se aloja en la ciudad estadounidense.

La actriz, nacida en Santiago de Chile hace 28 años, viste un traje de rayas de una pieza, con los hombros al descubierto, aprovechando el buen tiempo que le regala la ciudad. No llegó sola, viajó junto al director del film Sebastián Lelio, con quien participará en el Festival de Cine Internacional de Palm Springs. El es su compañero de aventuras, viajes, galas y festivales, en la que está inmersa la película desde hace un año.

Trailer de Una mujer fantástica

01:49
Video

Ser la primera

En plena recta final de dicha aventura se habla sobre las posibilidades de la película para quedar entre las nominadas al Oscar en la categoría mejor película extranjera, que se entregarán el 4 de marzo próximo, y también están los que se entusiasman con que Vega logre un lugar para competir por la estatuilla a mejor actriz protagonista. De ser así, se convertiría en la primera mujer transgénero en optar por este galardón, una etiqueta que los medios no dejamos de repetir. "No me molesta y lo entiendo", dice ella.

"Fíjate, yo fui la única chica trans en mi colegio, la única chica trans en mi barrio, la única chica trans en mi edificio, la primera chica trans para muchos novios así que no es algo que me asombre tanto", remarca con una sonrisa.

Y agrega: "Ahora es interesante porque hay muchas. La pregunta es dónde están y qué están haciendo. Y esa es una tarea no mía, porque aquí estoy yo visible. La tarea es para los demás de abrirse a esa posibilidad de conectar".

Sólida trayectoria

La Visita (2014) - Trailer

01:43
Video

Vega comenzó su carrera en el teatro, donde demostró su talento en obras como Migrantes y La mujer mariposa. En 2014, apareció en el videoclip de la canción "María" del cantautor y guitarrista chileno Manuel García y ese mismo año debutó en el cine con La visita, una película dirigida por Mauricio López Fernández. Pero su gran salto internacional se ha producido de la mano de Lelio y de Marina Vidal, esa "mujer fantástica" que ya resulta inseparable de Daniela Vega.

Oyendo hablar a la actriz y a su director, no cabe duda de que Marina tenía que ser interpretada por Daniela. "Sucedió muy orgánicamente", cuenta y recuerda: "Él me pidió que fuera su consultora cultural, que le contara cómo veía el mundo, cómo me tomaba las cosas, qué hacía el fin de semana, qué libros leía y después de un rato largo, como un año y algo, él me dice 'va a llegar algo a tu casa, léelo y cuéntame qué te parece'. ¿Qué será eso? Efectivamente era un guion".

Después de leerlo, Vega llamó a Lelio y el cineasta le dijo que quería que fuera su protagonista. "Yo no lo pensé mucho, la verdad".

El desafío de interpretar a Marina

Daniela Vega como Marina, en La mujer fantástica
Daniela Vega como Marina, en La mujer fantástica

Lelio admite que, antes de realizar la película, su cabeza estaba llena de clichés respecto a las personas transgénero. "Lo veo con muchísimo cariño y respeto", apunta Vega ante la confesión del cineasta. La química entre los dos es evidente.

"Logramos conectar nosotros como equipo primero y esa conexión se tradujo en un trabajo que permite la conexión con el resto del mundo. Es un trabajo que te pone en una arista, en un ángulo, en un lugar, en una esquina y te pregunta desde qué punto de vista estás mirando, observando, haciendo un juicio de lo que estás experimentando cuando ves la película. Hay un juego moral muy interesante en el que el espectador puede tomar palco en un lugar y defenderlo o no", señala.

Pese a su fugacidad, la historia de amor de Una mujer fantástica impregna toda la película. Golpeada por el dolor de la muerte de su pareja, Marina debe hacer frente a la hostilidad y el rechazo de la familia de su amante, que le prohíbe incluso que asista a su funeral. La sobria, estoica y elegante reacción de Marina ante las distintas afrentas que sufre es algo que sobresale. Y para la actriz, no podía ser de otra manera, dado el carácter empático de Marina.

"Es también una bonita forma de conectarse con algo que nos pasa y que es el duelo, algo que todos viviremos en algún momento, pero que es tan desconocido hasta que llega. Es como todo en la vida, uno no sabe cómo reaccionar ante las cosas hasta que le pasan", remarca.

Y agrega: "Marina tiene esa reacción con toda esa gente porque también ella está perdida en sí misma y también está buscando su propio lugar, porque se lo han quitado", explica.

Experiencia personal

Daniela Vegala no ha cambiado su nombre ni su sexo en el carnet de identidad y dice que no lo hará hasta que todos puedan hacerlo, hasta que haya ley de identidad de género en Chile
Daniela Vegala no ha cambiado su nombre ni su sexo en el carnet de identidad y dice que no lo hará hasta que todos puedan hacerlo, hasta que haya ley de identidad de género en Chile

"Marina evoca un personaje muy resistente, muy digno, muy resiliente y muy humano", señala con admiración la actriz chilena. Por momentos resulta difícil distinguir el personaje de la persona, teniendo en cuenta la historia de fortaleza y resiliencia que tiene ella misma. Atrás quedaron los años de colegio en los que fue víctima de acoso escolar por ser un niño "muy femenino".

Cuenta que siempre soñó con ser actriz y desfilar sobre la alfombra roja. Cuando tenía 15 años sus padres le preguntaron cómo se sentía, si era homosexual, y Daniela les dijo: "Me siento una niña". Sus padres se tomaron dos días para pensar en la playa y al regresar, le regalaron una cajita de maquillaje. Un gesto que le sigue emocionando ahora y que no le impide ver que, en líneas generales, queda mucho por hacer en cuanto a los derechos de las personas transgénero.

Pese a no definirse como activista, la actriz no ha cambiado su nombre ni su sexo en el carnet de identidad. Dice que no lo hará hasta que todos puedan hacerlo, hasta que haya ley de identidad de género en Chile.

Apuesta arriesgada

Realizar una película como Una mujer fantástica, en la que el personaje central es una mujer transgénero que aparece prácticamente en todas las escenas, fue una apuesta arriesgada. Pero la acogida ha sido muy positiva, no sólo por los premios o el reconocimiento de la crítica sino por las expresiones de apoyo y admiración que les hacen llegar personas anónimas. Aunque tampoco han faltado las agresiones verbales, pero a ella no le quitan el sueño. De hecho, les quita importancia.

Llevo 14 años en mi cuerpo conquistado femenino, he vivido cosas como tantísimas mujeres en el resto del mundo y te puedo decir: 'perro que ladra no muerde'

"Mira, llevo 14 años en mi cuerpo conquistado femenino, he vivido cosas como tantísimas mujeres en el resto del mundo y te puedo decir: 'perro que ladra no muerde'. Los que hacen golpes de Estado, los que ejecutan, los que generan terror, se lo guardan", subraya.

Y agrega: "Al final, el oído escucha todos los sonidos y entre los sonidos hay notas bellas que uno puede agruparlas y armar melodías, pero el resto son sonidos".

La música y la poesía se sienten en las palabras de Vega, que se aficionó al canto lírico inspirada por su abuela ciega y que transpira arte por todos sus poros. El arte, ha dicho en muchas ocasiones, le salvó la vida.

Y, según expresa en tono de esperanza antes de despedirnos, puede aliviar el momento tormentoso que atraviesa actualmente el mundo: "No hay que desesperarse porque finalmente hay mecanismos como el arte que pueden tal vez no ser la brújula, pero sí un bálsamo o una llave para nuevas conquistas y refundamentos".

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.