Yanina Screpante: "Ya me acostumbré a la Pochomanía"

Crédito: Gerardo Viercovich
La novia de Ezequiel Lavezzi lo apoya desde la Argentina mientras el delantero está en Chile
(0)
1 de julio de 2015  • 00:15

El teatro Colón recibió el lunes por la noche a varios famosos, que asistieron a la gala benéfica del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez. Elegantes, llegaron entre otras figuras Mónica Cahen D'Anvers y César Mascetti, Flavia Palmiero, Jimena Buttilengo, Cintia Garrido y Panam. La última en aparecer fue Yanina Screpante , la novia de Pocho Lavezzi, quien lució un vestido rojo con un gran tajo y se llevó todas las miradas. Antes de entrar para disfrutar de la música de la Camerata Bariloche y de Sandra Mihanovich, la chica del Pocho habló con Personajes.tv sobre cómo está llevando los nervios antes de cada partido de la selección nacional.

-¿Cómo estás viviendo la Copa América?

- Después del Mundial, los nervios siempre son un poco menos. Digo, después de lo que se vivió allá que fue una cosa impresionante, pero sí, estoy nerviosa y esperando que pasen.

-¿No te dan ganas de estar en Chile alentando?

-Este año está más acotado el tema de las visitas. No por nada en especial, ni por ningún problema, viste que a veces dicen eso. Están en lugares un poco más difíciles de llegar que lo que era antes, había otro tipo de organización, quizá. Igual hablo todo el tiempo con él por chat. Pocho está bien. Está tranquilo.

-¿Ya te acostumbraste a lo que genera el Pocho en las argentinas ?

-¡Olvidate! Eso ya lo tengo calado, ya me acostumbré a la Pochomanía.

-Sos una de las mujeres más envidiadas...

-¡Eso dicen!

-¿En Europa pasa lo mismo?

-El boom del Pocho acá fue post mundial. En París, tiene bastantes seguidores pero en Italia más, ya estoy acostumbrada, relajada porque si me tengo que preocupar tengo que salir con otra persona.

-¿Qué tal la vida en París -donde acompaña a su pareja que juega en el París Saint-Germain?

-Bien, bárbaro. París es una ciudad increíble y obviamente uno viene acá y está buenísimo, uno extraña a la familia, a los amigos, los afectos, pero es la decisión que tomó uno y estoy contenta.

-Dejaste todo por amor...

-¡Sí!

-¿Qué es lo que más extrañás?

-Extraño todo, el día a día. Pocho concentra un montón y capaz me quedo sola en casa. Entonces extrañás a las amigas, tomar unos mates, mirar una peli o salir a comer lo que sea. Si bien están las chicas que conocí allá, no es lo mismo. También ir a comer un domingo con tu mamá, con tu papá.

-No sos tanto de usar las redes sociales como otras mujeres de futbolistas que están lejos...

-Yo uso más Instagram. Me gusta sacar fotos, las tuneo, otra onda. Qué puedo expresar yo que a la gente le importe más que subir una fotito tipo en Twitter. Si pasa alguna cosa puntual pero… si estoy cocinando o me fui al baño... no me hallo tanto con Twitter quizá sí con Instagram.

-Vos que tuviste un entredicho con Vicky Xipolitakis...

-¡Cero con eso!

-¿Qué pensás del asunto de la cabina del avión de Aerolíneas Argentinas ?

-Como fuese Xipolitakis o cualquier persona, me parece una irresponsabilidad de la compañía área, de los pilotos más que nada porque ella puede hacer lo que quiera, ahora está en ellos... Ponele, yo también puedo venir acá y colgarme de la lámpara a ver si me dejan, o sea, ahí está el tema, es una responsabilidad compartida.

-¿Alguna vez estuviste en una cabina de avión?

-Nunca me quedé en una cabina, tal vez cuando era chica me saqué una foto.

-¿Cómo sigue la cosa después de la Copa?

- Nos volvemos unos días para acá y después para Europa.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.