Zeta y Charly Alberti cuentan cómo será Gracias Totales y se defienden de los haters

Alberti y Zeta, sobre Gracias Totales
Alberti y Zeta, sobre Gracias Totales
Sebastián Ramos
(0)
7 de febrero de 2020  • 17:01

Por primera vez desde que anunciaron el espectáculo Gracias Totales - Soda Stereo, Charly Alberti y Zeta Bosio aceptaron encontrarse con la prensa para contar en primera persona de qué se trata el show y la gira que dará su puntapié inicial el 29 de este mes, en Bogotá, Colombia, que pasará por varias ciudades de América latina y los Estados Unidos y que llegará a Buenos Aires el 21 y 22 de marzo, en el Campo de Polo. "Estamos haciendo un show que tiene que ver con la cercanía. El armado de esto tiene que ver con la amistad y la necesidad de Zeta y mía de estar rodeados de gente en la que creemos y con la que compartimos parte de nuestra historia. Es un show complejo de explicar y por eso pensamos que teníamos que hacerlo nosotros mismos", aseguró el baterista como introducción a una charla informal, en la que los músicos hablaron un poco de todo y también respondieron a las críticas que se les hicieron esta misma semana, con respecto al método comunicacional que utilizaron para estos conciertos, en los que contarán con catorce cantantes, aunque, como anunciaron desde el inicio, no todos participarán en vivo en cada uno de los 16 shows que tienen pautados hasta el momento.

¿Cómo y cuándo surgió la idea de Gracias Totales?

Zeta: En realidad a nosotros nos junta el proyecto del Cirque, Séptimo Día. Ahí nos volvimos a encontrar con Charly después de un par de años, porque nuestra relación siempre fue así: teníamos momentos de mucha intensidad y después por ahí no nos veíamos por un tiempo largo. Empezamos a ver que era un trabajo en el que había que meterse en el estudio durante un año (N.del E.: Zeta y Alberti participaron de las grabaciones de la banda sonora del espectáculo del Cirque du Soleil) y nos acostumbramos a trabajar de vuelta juntos. Ahí, de alguna forma, también hicimos el duelo de la pérdida de Gustavo, de cara al trabajo, escuchando las cintas y los multi-tracks. El destino nos enfrentaba a una situación que ni nos imaginábamos. Al volver a estar en el estudio con Charly, con (el ingeniero de sonido de Soda Stereo) Adrián Taverna, fue imposible no terminar contando anécdotas y recordando situaciones que vivimos con Soda. Volvimos a manipular ese material y terminamos un trabajo artístico que nos unió y nos dio una seguridad. Cuando eso terminó, nos preguntamos: "¿Y ahora por cuánto tiempo no nos vamos a ver? Busquemos una excusa para juntarnos, hagamos un disco, remezclemos algo ahora que tenemos las pistas, hagamos algo para poder pasar el tiempo juntos". Ahí surgieron estas ganas, nos fuimos a la sala de Charly y nos pusimos a tocar. Y nos encantó lo que pasaba. Ahí empezó a armarse esta situación, porque además, por ahí venía alguno y nos escuchaba tocando sobre alguna pista de Gustavo y se emocionaba, se nos ponía a llorar... Nos dimos cuenta de que había un power y empezamos a pensar en armar un espectáculo, porque también habíamos visto que en el circo la gente se juntaba alrededor de la pista, pero la música era la que armaba la historia. Iban a ver un espectáculo, pero cuando empezaba la música, aparecía una euforia, una emoción, una necesidad de expresarse, de gritar.

Alberti: -Eso también lo que hizo fue ponernos a nosotros en otro contexto, para poder empezar a entender qué era lo que pasaba con la gente. Y también estaba esta suma generacional, porque había un montón de chicos que nunca habían podido ver a Soda y entendían que con el Circo había una posibilidad de disfrutar de la música de Soda sin los Soda. Con lo del Cirque, que fue tremendo, empezó de manera más insistente el "hagan algo con Zeta". Como decía él, el trabajo con Séptimo Día fue muy bueno, no solo por lo musical y el reencuentro con nuestra historia, sino porque nos permitió hacer un duelo. La primera vez que abrimos las pistas con Zeta le dije: "No sé si lo puedo hacer". Porque era escuchar a Gustavo, escuchar su guitarra, estaba todo muy fresco y ninguno de los dos lo habíamos procesado todavía. Teníamos el compromiso y la necesidad de hacerlo, porque no queríamos que esa música la hiciera otra persona, y entendimos ahí que teníamos que ser los guardianes de nuestra historia. Si no, empiezan a aparecer libros, documentales, cosas que la gente hace sin consultar y termina contándose una historia que no es. Entendimos que nuestro lugar también era cuidar nuestra historia y en ese proceso hicimos el duelo de Gustavo y nos acomodamos en una sensación anímica que nos permitió hacer un buen trabajo con el Cirque y también estar preparados para decir: "Okey, podríamos tocar temas de Soda Stereo juntos". Hicimos la prueba y eso generó todo esto que contaba Zeta, desde gente emocionada y llorando, hasta nosotros sorprendiéndonos con lo que nos sucedía. Nos pareció que estaba bueno transmitir eso y compartirlo con nuestro público. El motivo inicial fue tan sencillo como eso: compartir nuestros temas con el público por última vez.

-En estos días, las redes estallaron de indignación porque no todos los cantantes van a estar en todos los shows. ¿Hubo algo del proyecto que no se entendió?

Alberti: -Es un show complejo de explicar, porque tiene muchos componentes. Nosotros lo que no íbamos a hacer era el típico homenaje, algo que ya se había hecho.

Zeta: -Nosotros somos Soda porque la gente lo dice: "Charly y Zeta son Soda". De alguna forma todos sabemos que sin Gustavo es una banda renga, pero nosotros estuvimos ahí, hicimos todos los discos.

Alberti: -Desde el momento que dijimos intentemos hacer algo, fueron millones de desafíos por resolver. El primero fue: Gustavo no está, ¿cómo reemplazás a Gustavo? Gustavo es irremplazable. Okey, ¿quién y cómo ocupa su lugar entonces? ¿Quién habla en el show? No se habla en el show. Todo lo que decidimos sobre este show, contemplan todas esas cosas que la gente cree que no contemplamos y lo que habla la gente es porque es fácil hablar, por ignorancia.

Zeta: -Las redes estallaron de indignación desde el momento que dijimos que íbamos a hacer esto. Las redes, que son desde un lugar algo anónimo, en donde tuitean desde una reposera, no tienen idea de que hace dos años que estamos trabajando, que empezamos combatiendo la tendinitis para poder estar en condiciones de tocar y que llegamos a armar un espectáculo inspirándonos en cosas que nos gustaron de otros homenajes, tratando de estar al nivel que había que estar. Hay homenajes y tributos todo el tiempo y por ahí tocan las canciones mal y nadie dice nada. Y uno quiere tocar las canciones bien y las redes estallan de indignación, ¿entendés?

Alberti: -¿Quién va a cantar los temas? Un cantante, dos, tres. No, pongamos catorce cantantes y que cada uno que cante un tema diferente. ¿Hay temas que los cantamos con Gustavo? Sí. ¿Por qué? Porque era lo que nosotros teníamos ganas de hacer y también porque es lo que la gente está soñando. Todos nos dicen: "Cómo nos encantaría volverlos a ver". Okey, somos los únicos que le pueden dar esa oportunidad a la gente de tener ese momento. Lo vamos a hacer de una forma muy respetuosa y la gente lo va a disfrutar. Estamos cuidando todos los detalles, no lo duden.

Zeta: -Rubén Albarrán, de Café Tacuba, nos mandó un mensaje ni bien terminó de grabar su canción diciendo que estaba emocionadísimo y agradeciéndonos el momento que le dimos, porque formamos parte de su historia. A los cantantes los invitamos personalmente y le decíamos qué canción tiene que cantar. Entendíamos que no todos podían estar en todas las canciones y les contábamos cómo era este formato híbrido, con cantantes en vivo y clips sincronizados con la banda. Por otro lado, ese formato nos encantó porque Gustavo también va a estar así y ese lenguaje ayudaba a mantener esa magia. No queríamos que Gustavo fuera el único que aparezca en pantalla.

-¿Cómo va a ser lo de las filmaciones en las pantallas?

Zeta: -La pantalla es la protagonista del show, es una cosa descomunal y la banda acompaña a la pantalla. Nos apoyamos ahí y refleja mucho lo que es la iconografía de Soda, desde "Sobredosis de TV", que hoy tendría que ser "Sobredosis de celular"...

Alberti: -El show tiene varios componentes. Partimos de esta cosa básica de juntarnos a tocar y después resolvimos el tema de los cantantes. Ahora, ¿podía ser un solo show? No. Porque en Buenos Aires nació Soda, pero hay un montón de ciudades que fueron tan importantes para nosotros y para nuestra carrera y que se merecían poder compartir un show de estas características. Desandando todos esos desafíos, fuimos encontrando que podía haber un show totalmente diferente para hacer. Va a haber una banda tocando, pero también va a haber una especie de documental con imágenes que nunca se vieron antes y Gustavo va a estar en las pantallas y van a estar todos estos cantantes. Las pantallas nos permitieron un momento donde el tiempo y el espacio desaparece. Hoy la forma de disfrutar un show multitudinario es diferente y nosotros tomamos eso como algo a favor. Si la pantalla es el lugar donde están pasando las cosas, hagamos algo con esa base. El show fue pensado así y lo que rige el guión es la emoción.

Zeta: -Lo pensamos así, como un show emotivo y lo trabajamos con amigos cercanos. Por eso llamamos a Richard (Coleman) y al Zorrito (Fabián Quintiero). Eso nos ayudó a sentir que volvíamos a juntar a la familia, se volvía a juntar la banda. Como en las películas, que se reúnen para otro asalto, ja, ja.

-Pero todavía hay gente que piensa que Soda va a tener un cantante llamado Chris Martin.

Zeta: -Nadie dijo nunca que iba a venir Chris Martin a ser el cantante de Soda, dejar a Coldplay y venir de gira con nosotros. Eso es la confusión que generan los medios y las redes.

Alberti: -Entendemos que estamos haciendo algo diferente y difícil de comunicar. Armar este rompecabezas fue muy complejo, porque son todas estrellas. Chris Martin nos decía: "Quiero ir a cantar en la gira". Y atrás venía el mánager y le decía que para esa fecha iba a estar él de gira, que no iba a poder. Creímos al principio que se había entendido mucho mejor la propuesta y dijimos por ahí no hace falta comunicar tanto. A mí particularmente me gusta el hecho de que la gente vaya y se encuentre con una sorpresa. Pero después nos dimos cuenta de que los haters les ganaban a la lógica y el corazón. La verdad es que me importa poco lo que digan ellos, pero si están empezando a influenciar hasta en la prensa, empecemos a contar lo que va a pasar, aunque todavía no lo sepamos bien, porque este espectáculo es más multimedia que otra cosa y nosotros también nos sentimos raros. No sabemos exactamente lo que va a ocurrir cuando subamos por primera vez al escenario.

Zeta: -Pero, en definitiva, es la misma sensación que teníamos cuando sacamos Dynamo, la misma sensación cuando salimos con Canción animal. Eso es algo inherente a cómo hacemos las cosas en esta banda.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.