srcset

Lifestyle

A los 20. Después de un año en estado vegetativo, hizo podio en una carrera de ciclismo de ruta

Jimena Barrionuevo
(0)
12 de noviembre de 2019  • 00:53

" ¿Lo dejás correr una carrera de bicicletas conmigo? Creo que le va a gustar. Es en noviembre, tenemos tiempo todavía", le dijo Fernando Turone (53) a Diego Raña, el papá de Benjamín (20). Hacía más de dos años que la familia atravesaba una etapa difícil después del accidente que había dejado con graves secuelas a Benjamín y un pronóstico incierto por delante.

Había sido una tarde de noviembre como cualquier otra en Neuquén, excepto por un detalle. Ese día, cuando Benjamín salió a hacer unas compras en el auto con su hermana, no llevaba puesto el cinturón de seguridad. Todo ocurrió en cuestión de segundos. Un descuido hizo que tocara la rueda de otro auto, perdió el control del vehículo, se abrió el airbag y, con el impacto y salió despedido hacia el exterior. Su cabeza golpeó directamente contra el cordón de la vereda y quedó tendido en el asfalto.

"No tengo recuerdos de ese momento ni de lo que vino después. Sé que en la ambulancia que me trasladó tuvieron que reanimarme y que, cuando mi papá llegó al hospital, le dijeron que yo estaba muy grave porque se había salido parte del cerebro por fuera del cráneo como consecuencia del golpe", recuerda Benjamín.

Estuvo internado en terapia intensiva: allí los profesionales decidieron que lo mejor era abrir el cráneo para descomprimir la presión que se había generado al interior. Lo indujeron a un coma por 23 días y, el 26 de noviembre, para su cumpleaños, Benjamín abrió los ojos. "Estuvo casi un año en estado vegetativo, no tenía consciencia ni conocimiento del día a día. Había que movilizarlo y asistirlo para todo. Y, aunque Benjamín tenía los ojos abiertos, nadie sabía con certeza si podía registrar lo que estaba ocurriendo o si entendía lo que le decíamos", explica Fernando.

Las complicaciones no daban tregua. Un día Benjamín amaneció con la cabeza "inflada como una piñata", según describe. Los médicos habían advertido que era probable que se produjera una hidrocefalia y así fue. Entonces le colocaron una válvula (se trata de la inserción quirúrgica de un sistema de drenaje denominado derivación que consiste en un tubo largo y flexible con una válvula que mantiene el líquido cerebral fluyendo en la dirección correcta y en la velocidad adecuada. Un extremo del tubo, generalmente, se coloca en uno de los ventrículos del cerebro. Luego el tubo se guía bajo la piel hacia otra parte del cuerpo en la que pueda absorberse más fácilmente el exceso de líquido cefalorraquídeo, como el abdomen o una de las cavidades del corazón).

Para ese entonces Benjamín asistía a diferentes tipos de terapias de rehabilitación y su familia estaba intentando que reaprendiera, entre otras habilidades, a controlar esfinteres para poder liberarlo del uso de pañales. Los médicos habían anticipado que el lado derecho del cuerpo del joven iba a tener un compromiso fuerte: probablemente no pudiera mover ni la pierna ni el brazo y le costara retomar el habla. Pero Benjamín no se dio por vencido ni aceptó como definitiva la palabra de los doctores. Y, un buen día, habló. "Ya está, quiero salir del baño", le gritó a su tío que lo había dejado un rato a solas para que hiciera sus necesidades. Y, entre risas y la emoción, comenzó una nueva etapa.

Ejemplo de superación

Benjamín usó un caso de moto para proteger por completo su cabeza de posibles impactos. De fondo, el escenario natural de la Patagonia.
Benjamín usó un caso de moto para proteger por completo su cabeza de posibles impactos. De fondo, el escenario natural de la Patagonia.

Familiares y amigos estaban al tanto de la situación de Benjamín. Semejante accidente había tocado de cerca a todos, especialmente a Fernando, que acompañaba cada progreso del chico. "Para esa época yo estaba entrenando para correr un medio Ironman en Chile y en cada entrenamiento que tenía me venia a la cabeza la garra y la fuerza de voluntad de Benjamín y toda su familia para superar la situación. Y así fue que, sin querer, su ejemplo se transformó en mi estímulo para tratar de seguir esforzándome", explica Fernando, que es atleta.

Por eso no dudó en invitarlo a hacer algo juntos. Quería ayudarlo en su recuperación y sabía que el deporte era una herramienta que podía estimularlo. Conocía al padre de Benjamín de la escuela y, como socio en un gimnasio donde se habían recuperado varias personas de accidentes graves, sabía que podía hacer el intento. Todos estuvieron de acuerdo. La única condición que pusieron los médicos fue que Benjamín usara un casco de moto integral para proteger su cerebro de cualquier eventual impacto. Un golpe, por pequeño que fuera, podía ser mortal para el chico.

"Tratábamos de encontrarnos una vez a la semana para pedalear juntos. Benjamín entrenaba en el gimnasio por su cuenta. Fuimos primero al velódromo y después al circuito de montaña de La Barda en Neuquén. Yo notaba que él respondía y que tiene mucha fuerza en las piernas", asegura Fernando. Les llevó diez meses preparar la carrera. Se habían propuesto recorrer los 50k de La Unión 7 Lagos, una competencia de mountain bike y bicicleta de ruta que une las ciudades de San Martín de los Andes y Villa la Angostura a través de la ruta 40 y que se corrió el domingo pasado con un clima y unas vistas panorámicas a la ruta de los 7 lagos inigualable.

Eligieron una bicicleta tándem para el desafío, que completaron en 2.15 horas y les valió una distinción en el escenario de los premiados. "Cuando estamos en la bici vamos hablando: Fernando va adelante a cargo del manubrio y yo le tengo que avisar si quiero dejar de pedalear, si necesito tomar agua o frenar. Así transformamos un deporte individual en otro en conjunto. No me pareció difícil empezar a andar en bici. Creo que es cuestión de perderle el miedo a lo nuevo y acostumbrarse a eso diferente. Lo importante es proponerte un objetivo e ir detrás de eso. No hay que bajar los brazos, el apoyo es fundamental. Y la motivación es clave también. Fernando y mi familia fueron piezas fundamentales en ese sentido. Siempre me alentaron a ir por más y creo que eso hizo la diferencia".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.