Bajo la filosofía de “pasarla bien”, la bodega Navarro Correas instaló dos espacios, para que los asistentes del 125 Abierto Argentino de Polo HSBC, disfruten de un rico espumante mediante una experiencia diferente
Bajo la filosofía de “pasarla bien”, la bodega Navarro Correas instaló dos espacios, para que los asistentes del 125 Abierto Argentino de Polo HSBC, disfruten de un rico espumante mediante una experiencia diferente
(0)
14 de diciembre de 2018  • 00:00

La tarde iba cayendo y la Catedral del Polo en Palermo estaba colmada. Las Monjitas vs. La Albertina empezaron a disputar su encuentro, ante asistentes de todas las edades, que además del partido venían por algo más: vivir la experiencia after polo.

Esta es una tendencia que se instaló este año, luego de cada partido, donde los asistentes pueden disfrutar de un rico cocktail, música y comida, en un entorno donde se respira este deporte.

Es así como la bodega Navarro Correas vio la oportunidad para posicionarse como anfitrión oficial del 125 Abierto Argentino de Polo HSBC, que finaliza el 15 de diciembre.

"Hicimos un acuerdo con la Asociación Argentina de Polo, para acompañarla como marca, en todos los campeonatos que organiza la AAP", destacó Mayra Maioli, jefe de RRPP y prensa de la marca. Y agregó: "Navarro Correas es una bodega con un fuerte legado familiar, tal como ocurre en el polo. Por eso, quisimos participar como una propuesta distintiva en el after polo, pensando en ampliar las ocasiones de consumo del espumante".

Las Monjitas se impusieron 16-11 contra La Albertina. Pero la fiesta recién empezaba. El carrousel de polo de Navarro Correas, ubicado en la entrada al predio, puso su motor en marcha y tanto asistentes, influencers como celebs, con un espumante en mano, se animaron a girar sobre los caballos. "Pensamos en una experiencia lúdica para adultos y millenials –quienes más asisten al after polo- y qué mejor que una calesita", señaló Maioli.

El after polo que propuso Navarro Correas.

00:58
Video

Por otra parte, para los que prefirieron un momento de más chillin´ y música en vivo, el Bar de Polo Navarro Correas se instaló como un espacio especialmente ambientado para degustar los mejores vinos, cocktails a base de espumante a cargo del barman, y de una propuesta gastronómica, que incluyó desde sushi hasta hamburguesas gourmet.

Yazmín Edi, responsable de la marca, comentó: "Fieles a nuestra filosofía de "pasarla bien" desde Navarro Correas, preparamos esta propuesta diferente para que quienes visiten Palermo vivan una experiencia memorable y distintiva. La experiencia de Navarro Correas en Palermo es única", concluyó.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.