srcset

árboles

Árboles: qué especies plantar en veredas, parques y espacios de sombra

(0)
1 de mayo de 2019  • 00:00

El otoño es el momento ideal para plantar árboles, porque ya han mermado los grandes calores (que producen estrés hídrico) y porque durante los meses fríos el sistema radicular se seguirá desarrollando para que se establezca bien el ejemplar.

Cuatro árboles para grandes parques

Ombú

( Phytolacca dioica): Emblema vegetal en gran parte del campo bonaerense, pero no tan visto en plazas y paseos públicos. Cuando pierde su follaje en invierno y queda a la vista la bella desnudez de su ramaje, de su tronco y sus raíces tortuosas es el momento cuando más se luce. Su copa es bien globosa y puede superar los 15 metros de altura y los 20 metros de diámetro.

Ombú.
Ombú. Fuente: Jardín - Crédito: Archivo Revista Jardín.

Pacará

(Enterolobium contortisiliquum): De copa y ramaje imponentes, en Buenos Aires tienen una altura de 10 a 15 metros (30 en Misiones), y su copa más de 20 metros de diámetro. De corteza grisácea, sus frutos con forma de oreja, color oscuro, cubren su copa durante gran parte del invierno. Sus hojas son compuestas, bipinnadas y caen bien entrada la estación fría, cuando vemos su ramaje majestuoso.

Pacará.
Pacará. Fuente: Jardín - Crédito: Archivo Revista Jardín.

Ibapoí

(Ficus luschnathiana): Los ejemplares más añosos superan holgadamente los 20 metros de altura, 20 metros de diámetro de copa y 2 de tronco. De follaje perenne o caduco tardío. Es habitual que crezca como planta epífita, sobre otros árboles (no es parásito), abrazándolos con sus raíces hasta matarlos. Pero es un proceso muy lento, y sus raíces estrangulador as toman extrañas y hermosas formas; son verdaderas esculturas vivientes. Sus pequeños higos constituyen una de las más importantes fuentes de alimento para muchísimas especies de animales de la selva durante casi todo el año.

Laurel criollo

(Ocotea acutifolia): Hermosa especie de follaje perenne, hojas verdes oscuras y muy lustrosas, brillan cuando sus ramas se mecen con el viento, y sobre todo cuando llueve. Recuerda por su apariencia a su pariente exótico, el alcanfor. Puede llegar a los 25 metros de altura, 20 de diámetro de copa, y un tronco cercano a los 2 metros. En otoño maduran sus pequeños frutos, consumidos por varias especies de aves y de mamíferos (como el zorro gris, el zorro de monte y el aguará popé), que dispersan sus semillas a largas distancias con sus deyecciones.

Laurel Criollo.
Laurel Criollo. Fuente: Jardín - Crédito: Archivo Revista Jardín.

El encanto de los pequeños

En veredas angostas, lo más racional es plantar árboles pequeños o arbustos, para evitar daños colaterales, como roturas de baldosas, de cañerías, etc. Se recomiendan especies como la murta, de frutos "multicolores", tan necesarios para la avifauna; la acacia mansa, con sus hermosas flores anaranjadas; la barba de chivo, con sus flores amarillo pálido con estambres rojos, elixir de polillas y picaflores; el sauco ( Sambucus australis), de grandes inflorescencias blancas y perfumadas; el sen del campo, con sus ?ores amarillo intenso y su follaje invalorable para las orugas de varias especies de mariposas y para el celestino, hermosa y colorida ave.

Hasta hace pocos años, en la ciudad de Adrogué, había un enorme ejemplar de pacará, al que Jorge Luis Borges le dedicó un poema. A pesar de la existencia de una ordenanza que lo protegía, fue extraído para construir allí un complejo de departamentos.

Arbolado para anchas veredas

El seibo es la especie ideal, por perder las hojas en el momento justo, por tener una altura y anchura de copa suficientemente grande como para hacer sombra a los autos estacionados y sin perturbar el tendido de cables. También por su hermosa floración y por la cantidad de fauna silvestre que se beneficia de él. Sin embargo, es despreciada por los municipios, probablemente por la presencia de espinas en su follaje y ramas jóvenes, las cuales no son un problema grave en realidad. Hay muchas otras especies autóctonas sin espinas que se podrían plantar; en orden descendente, las más recomendables: azota caballo ( Luehea divaricata), chal-chal (Allophylus edulis), blanquillo (Sebastiania brasiliensis), palo cruz ( Guettarda urugüensis), curupí (Sapium haematospermum), yerba del bugre ( Lonchocarpus nitidus), anacahuita ( Blepharocalyx salicifolius), guayabo blanco (Eugenia uruguayensis) e ingá colorado ( Inga vera).

Para sombra y refugio

NO

Para la formación de montes para la hacienda suelen plantarse eucaliptos, por su rápido crecimiento y su leña. Pero favorecen la explosión demográfica de la cotorra, probablemente la peor amenaza para la producción agrícola, ya que por su gran altura lo utilizan para nidificar. Además, con las tormentas extremas que trae cambio climático, los ejemplares más grandes son derribados por los fuertes vientos.

Las especies del bosque xerófilo, como en el caso de las del talar, tienen en su inmensa mayoría el ramaje más flexible y resistente, y forman un bosque achaparrado que cumple más efectivamente su rol como barrera cortavientos. Y se estará favoreciendo, además, la conservación de la biodiversidad.

Acacia caven.
Acacia caven. Fuente: Jardín - Crédito: Archivo Revista Jardín.

Las especies más recomendables por su rápido desarrollo y rusticidad son: algarrobo blanco ( Prosopis alba), molle incienso (Schinus longifolius), espinillo ( Acacia caven) y tala (Celtis tala). Será fundamental plantarlos en los sitios más elevados del campo, debido a que tan solo el molle y el espinillo prosperan también en suelos anegadizos. Plantándolos cada 4 metros, en un período de 10 años, se podrá obtener un monte compacto y denso de entre 4 a 6 metros de altura, según la especie.

Para un desarrollo óptimo, usar un buen sustrato e hidrogel (poliacrilato de potasio) al momento de su plantación, ya que este producto tiene la propiedad de retener el agua hasta que la planta la necesite en los momentos de mayor escasez.

Por Alejandro Galup, naturalista. Especialista en plantas nativas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.