Astucia y color. En Barcelona, una reforma radical sin demoler una sola pared