Bailar para hacer actividad aeróbica con motivación asegurada

Malú Pandolfo
(0)
7 de enero de 2020  • 00:54

Salsa, merengue, reggaetón, cumbia, femme style. para todos los gustos y para todos los amantes del baile, es una actividad física aeróbica, divertida y diversa, que no requiere conocimientos previos, lo que la vuelve apta para principiantes o para bailarines más avezados.

En distintos ritmos, la clase, variada y dinámica, incluye salsa, merengue, reggaetón, rock... Se parte desde el paso básico de cada estilo, algunos de los cuales son más femeninos, como el femme style que trabaja la sensualidad de la mujer, mientras que otros se acercan más a los ritmos callejeros como el reggaetón.

Son 50 minutos de actividad aeróbica pura, en los que el cuerpo se mueve desde el principio hasta el final de la clase. Se arranca con una entrada en calor y después comienza el baile, con temas bien arriba, para levantar las pulsaciones. A lo largo de la clase se alternan mantenimiento del ritmo y recuperación. Para eso, se suceden melodías más lentas y tranquilas, como la bachata, con la que se bajan las pulsaciones, con otras que vuelven a subirlas, como el reggaetón o la cumbia.

Dinámica

Se comienza con coreografías simples y, a medida que pasa el año, se van haciendo más complejas. Al principio de la clase se copian los movimientos de la profesora, lo que pone en acción una cierta velocidad y coordinación. Al final se suman rutinas localizadas, que duran dos o tres temas musicales. Allí se trabajan abdominales, fuerza de brazos, trabajo de piernas o glúteos, con mancuernas o pesas. Es el momento de realizar la plancha, con una correcta explicación de la técnica.

Así, la clase resulta completa, con 50 minutos de aeróbico y un trabajo de 20 minutos de gimnasia localizada. Después de la gimnasia localizada, se marca una pequeña coreografía nueva, que puede corresponder a cualquiera de los estilos de baile. Esta coreografía se aprende y se repite, poniendo en juego la memoria. Así va quedando un back up de coreografías que cada tanto se retoman. No es sólo copiar, ya que hay que recordar una pequeña secuencia muy fácil. Finalmente, se elonga sobre colchoneta o de pie.

Se indican tres veces por semana de baile. Es ideal complementar con trabajo de fuerza en el gimnasio.

En el verano estas clases no paran: es importante estar atentas a la debida hidratación, por lo que se aconseja tener a mano una botella de agua. Además, se indica que, ante cansancio, se pare a descansar durante un tema y se retome en el siguiente.

Como en toda actividad física, es requisito contar con un apto físico realizado por un médico.

A todo ritmo

  • Salsa y merengue. Tienen una cadencia que lleva a soltar las caderas y a conectar con la parte más latina. Son ritmos rápidos, sobre todo el merengue, lo que exige una mayor resistencia aeróbica.
  • Reggaetón. Es la conexión a tierra, con movimientos más masculinos, que se realizan con las rodillas y las caderas flexionadas.
  • Cumbia. Son pasos fáciles de realizar que contribuyen a que las alumnas se diviertan.
  • Femme style. Movimientos femeninos para conectar con la sensualidad. Este baile se podría realizar con tacos, aunque generalmente se realiza en zapatillas. Se inspira en los videoclips de Beyoncé y de Cristina Aguilera.
  • Rock. Son pasos básicos e introductorios cuya mayor exigencia es seguir el tiempo rítmico que es rápido. No es en pareja sino individual generalmente.

Beneficios

  • Trabaja la coordinación.
  • Entrena la resistencia cardíaca.
  • Activa la resistencia muscular.
  • Mejora la coordinación.
  • Pone en juego la memoria.
  • Es una actividad divertida que ayuda a soltarse y a divertirse.

Contraindicaciones

No tiene, aunque es fundamental escuchar el cuerpo y parar cuando se siente cansancio, y retomar en el siguiente tema.

Asesoramiento: Analía Chitarroni, bailarina y profesora de baile del staff de Ocampo Club de Entrenamiento (@anitachitarroni).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.