A 75 años de la bomba de Hiroshima, el ataque nuclear que cambió el mundo

En la explosión murieron unas 166.000 personas.
En la explosión murieron unas 166.000 personas.
(0)
6 de agosto de 2020  • 02:00

Considerado uno de los eventos más importantes del siglo XX, el ataque a las ciudades de Hiroshima y Nagasaki por parte de los Estados Unidos en agosto de 1945, marcó para siempre la historia contemporánea del mundo. Pero, ¿qué pasó exactamente aquel 6 de agosto?

En el contexto de la Segunda Guerra Mundial y con el propósito de hacer caer el Imperio del Japón, el entonces presidente de los Estados Unidos, Harry S. Truman, ordenó el ataque nuclear a las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, convirtiéndose en el único ataque de este tipo en la historia de la humanidad. El 6 de agosto la bomba bautizada Little Boy (niño pequeño) fue lanzada sobre Hiroshima, matando a unas 166.000 personas y provocando la rendición de Japón y posterior finalización de la Segunda Guerra Mundial.

La bomba fue arrojada a las 08:15 horas de Hiroshima y alcanzó en 55 segundos la altura determinada para su explosión, aproximadamente 600 metros sobre la ciudad. La detonación creó una explosión equivalente a 16 kilotones de TNT. Se estima que instantáneamente la temperatura se elevó a más de un millón de grados centígrados, lo que incendió el aire circundante, creando una bola de fuego de 256 metros de diámetro aproximadamente. En menos de un segundo la bola se expandió a 274 metros.

Fuentes presenciales aseguran que mientras el Enola Gay, el avión que arrojó la bomba, el capitán Robert Lewis, comentó: "Dios mío, ¿qué hemos hecho?". La explosión rompió los vidrios de las ventanas de edificios localizados a una distancia de 16 kilómetros y pudo sentirse hasta a 59 kilómetros de distancia. A la media hora del ataque, sobre la ciudad empezó a caer una lluvia de color negro llena de suciedad, polvo y hollín altamente radioactivo.

La temperatura se elevó a un millón de grados centígrados.
La temperatura se elevó a un millón de grados centígrados.

Del 15 al 20 % de los fallecidos fueron por lesiones o enfermedades atribuidas al envenenamiento por radiación. Posteriormente, muchas personas murieron a causa de leucemia y distintos cánceres atribuidos a la exposición y a la radiación liberada por las bombas.

Fallo histórico para los sobrevivientes de Hiroshima

Hace pocos días, se produjo un fallo histórico en el cual un tribunal japonés reconoció por primera vez a un grupo de personas afectadas por la radiactividad tras la bomba atómica de Hiroshima como sobrevivientes de esa tragedia. Los litigantes estaban fuera del perímetro considerado hasta la fecha, pero los jueces ordenaron a la municipalidad y a la prefectura otorgarles los mismos beneficios que a los demás sobrevivientes.

Anteayer, con la explosión originada en Beirut, el fantasma del ataque nuclear sobrevoló nuevamente los medios de comunicación, sobre todo por la similitud en la forma del humo post ataque. En Twitter, un físico explicó por qué no se podría tratar de una ataque de esta similitud.

"La esfera que se expande es una nube de Wilson: la onda de choque produce la rápida condensación del aire húmedo", escribió y agregó que "la 'nube de hongo' se produce cada vez que se forma una gran cantidad de gas poco denso a baja altura. El gas menos denso se eleva formando una columna (tallo) y el espacio que deja es ocupado por gases más densos empujando todavía más a los gases menos densos. Esto se conoce como inestabilidad de Rayleigh-Taylor; al subir los gases se enfrían y expanden formando la cabeza el hongo".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.