Burbujas del Champagne: el misterio que apareció con Dom Pérignon y resolvió Louis Pasteur

El monje Pierre Pérignon descubrió cómo crear vinos espumosos. Fuente: Explore Drinks
El monje Pierre Pérignon descubrió cómo crear vinos espumosos. Fuente: Explore Drinks
(0)
4 de agosto de 2020  • 02:00

El 4 de agosto de 1936, se ponía en venta la primera tanda de champagne Dom Pérignon, una marca que lleva ese nombre en homenaje a Pierre Pérignon, un monje benedictino quien creó los vinos espumosos.

Lo que destaca a Dom Pérignon de otras marcas, es que se trata de una vendimia de champán, lo que significa que solo se efectúa en los mejores años, y todas las uvas utilizadas para la elaboración del vino fueron cosechadas en el mismo año.

Una botella de Dom Pérignon de 1999. Fuente: Wikipedia
Una botella de Dom Pérignon de 1999. Fuente: Wikipedia

Esta bebida que tiene por nombre la región de Champaña, en el noroeste de Francia, se popularizó en el siglo XVII dentro de las cortes inglesas y francesas gracias al impulso de algunas familias de esta región. Se comenzó a embotellar hacia 1660, poco antes de terminar la primera fermentación, por este motivo y sin buscarlo aparecen las burbujas. Gracias a esta efervescencia fue denominado el "vino del diablo" por los productores. Pero así y todo, gracias a la popularidad que tenía en Inglaterra, no se abandonó su producción.

Fue el monje Dom Pérignon, quien en 1670 propuso una serie de cambios, como la selección de la uva, el corcho cónico sujeto con una grapa metálica y las botellas de vidrio más grueso que evitaban estallidos y que los corchos saltaran. A pesar de los muchos esfuerzos del monje, el origen de las burbujas continuó siendo un misterio hasta que Louis Pasteur estudió la fermentación en el siglo XIX.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.