srcset

Casas de playa

Casa de playa en 360°. Un refugio de piedra y madera que se disfruta todo el año

Viviana Alvarez
Clara Llorente
(0)
26 de mayo de 2019  

Después de varias visitas a casas de amigos, María Lanusse y su familia terminaron por enamorarse de Costa Esmeralda. El paisaje marítimo, la calma ajena al ritmo más intenso de otras ciudades de la costa y la accesibilidad para escaparse en cualquier momento del año los convencieron de que era el mejor lugar para crear un refugio para ellos y sus cuatro hijas adolescentes.

Los paños fijos al filo del cielo raso traen claridad aun cuando se bajan las cortinas roller (Dekoark). La chimenea, con nichos laterales y espacio para colgar la tele está hecha con las mismas piedras de voladura que se usaron para el frente. Mecedoras con base de hierro y asiento de cuero.
Los paños fijos al filo del cielo raso traen claridad aun cuando se bajan las cortinas roller (Dekoark). La chimenea, con nichos laterales y espacio para colgar la tele está hecha con las mismas piedras de voladura que se usaron para el frente. Mecedoras con base de hierro y asiento de cuero. Crédito: Santiago Ciuffo

Afortunados, hallaron un terreno cerca del mar, y confiaron el proyecto al arquitecto Matías Goyenechea, con quien ya habían trabajo en su casa de Buenos Aires. Hablar el mismo idioma lo hizo todo muy fácil. Juntos, tomaron decisiones inteligentes y fundamentales, como invertir el orden habitual y destinar la planta alta para las áreas sociales, y la baja para los dormitorios de las chicas (la ventaja insuperable de la vista al mar todo el día).

El panel de madera con muñecas traídas del Norte es lo primero que notamos al cruzar la puerta. Se agregó una vez finalizada la obra, para que la cocina no se viera de entrada y tuviera más privacidad.
El panel de madera con muñecas traídas del Norte es lo primero que notamos al cruzar la puerta. Se agregó una vez finalizada la obra, para que la cocina no se viera de entrada y tuviera más privacidad.

María tiene talento para las artes plásticas y su marido es arquitecto, así que disfrutaron tanto de los detalles de la obra como ahora de este nuevo hogar, al que se escapan cada vez que pueden, solos o en familia, aún en otoño e invierno, cuando programan tentadoras maratones de series, caminatas, ricas comidas e interminables juegos de cartas.

Buscamos maderas duras sin ningún tipo de tratamiento: lapacho, quebracho y laurel para los pisos. Las que están en el exterior van tomando el color de la piedra.
María Lanusse

Mesa estilo Luis XV que María mandó a hacer de cero y logró su objetivo: que pareciera antigua. La acompañan sillas y muebles de cocina de hierro con frente de laurel y tiradores de hierro (todo de Santos). Lámparas colgantes (Casa Mediterránea by La Jaima).
Mesa estilo Luis XV que María mandó a hacer de cero y logró su objetivo: que pareciera antigua. La acompañan sillas y muebles de cocina de hierro con frente de laurel y tiradores de hierro (todo de Santos). Lámparas colgantes (Casa Mediterránea by La Jaima). Crédito: Santiago Ciuffo

Mirá el video de la casa en 360°. Crédito: @experienciacosta

00:24
Video

Para tener un panorama limpio sobre las dunas, el acceso, el living comedor y la cocina se ubicaron en la planta alta totalmente transparente, con vistas casi 360° que dan hacia el mar desde el contrafrente, y al bosque, desde el frente.

Detrás del sector comedor, consola con tirantes diseñados por María, mesas bajas con patas y ruedas para facilitar la movilidad (todo de La Ferme). Pufs comprados en una feria. Escultura de peces (Alma de Atelier).
Detrás del sector comedor, consola con tirantes diseñados por María, mesas bajas con patas y ruedas para facilitar la movilidad (todo de La Ferme). Pufs comprados en una feria. Escultura de peces (Alma de Atelier). Crédito: Santiago Ciuffo

El quincho, que se encuentra hacia el fondo del terreno, se ve desde el living. Se construyó como un prisma de hormigón incrustado en el médano, mirando hacia la casa y la pileta
Arq. Matías Goyenechea

Las lámparas se hicieron con baldes; el frente de la barra, con chapa que se usó en la obra.
Las lámparas se hicieron con baldes; el frente de la barra, con chapa que se usó en la obra. Crédito: Santiago Ciuffo

En la planta baja están los dormitorios en suite de las adolescentes, todos con salida directa al jardín y la pileta.

El tono neutro de las paredes destaca el color del cuadro de mandalas (Alma de Atelier) y del pie de cama bordado traído de Tafí del Valle, al que la dueña de casa desde hacía años le buscaba el lugar indicado.
El tono neutro de las paredes destaca el color del cuadro de mandalas (Alma de Atelier) y del pie de cama bordado traído de Tafí del Valle, al que la dueña de casa desde hacía años le buscaba el lugar indicado. Crédito: Santiago Ciuffo

El baño principal comparte materiales y diseño con el resto: revestimiento en microcemento, muebles de madera con cajones y mesadas de cemento alisado. Grifería (Hydros). Lámparas colgantes y marcos de espejos de hierro.

Funda de edredón y almohada con funda de alforzas (Ikea). Lámpara colgante (Casa Mediterránea by La Jaima).
Funda de edredón y almohada con funda de alforzas (Ikea). Lámpara colgante (Casa Mediterránea by La Jaima). Crédito: Santiago Ciuffo

Con la misma madera de laurel de los pisos se revistió la pared hasta media altura. En lugar de mesas de luz se hicieron nichos para apoyar lo indispensable. En el baño, mueble de madera (Santos). Lámparas con pantallas de lana (Alma de Atelier).

En la galería, mesa ratona y sillón (El Camino Studio) con almohadones (La Ferme).
En la galería, mesa ratona y sillón (El Camino Studio) con almohadones (La Ferme). Crédito: Santiago Ciuffo

"Elegimos materiales como piedra, hormigón y cemento porque son de bajo mantenimiento, algo fundamental cerca del mar. Se pueden usar tanto afuera como en el interior y tienen la misma gama cromática", cuenta María.

La escultura de un niño hecha por María Lanusse mira al mar y le da identidad a la casa. Con buen criterio, se usaron para el jardín especies resistentes y verde intenso que levantan el gris de la piedra y el hormigón.
La escultura de un niño hecha por María Lanusse mira al mar y le da identidad a la casa. Con buen criterio, se usaron para el jardín especies resistentes y verde intenso que levantan el gris de la piedra y el hormigón. Crédito: Santiago Ciuffo

Crédito: Santiago Ciuffo

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.