Suscriptor digital
(0)
12 de octubre de 2018  • 10:39

Saber de vinos se ha convertido en un rasgo diferencial de los argentinos. Así como en cualquier reunión disfrutamos de ostentar nuestros conocimientos en economía, fútbol o cual es la mejor manera de prender el fuego para el asado, hoy se instala el vino como tema central de las charlas más triviales. No es para menos, somos un país muy ligado a la vitivinicultura además de buenos consumidores de grandes vinos.

"El interés de los consumidores por conocer cada vez más sobre el vino, su elaboración y degustación fueron un factor clave para el crecimiento de nuestro club durante los últimos ocho años", cuenta Teresa García Santillán, Gerente de Desarrollo Comercial de Club Bonvivir. Por esto mismo, el principal club de vinos del país ofrece en su sitio ciento de artículos de interés para cualquier enófilo además de dictar cursos de introducción y degustación.

Hoy, nos comparten algunas curiosidades del mundo del vino que aseguran son siempre tema de charla en sus eventos con socios, degustaciones y cursos. Cinco historias ideales para lucirse ante nuestros amigos mientras giramos y olemos una copa de vino como expertos catadores.

Historia escrita en vino

Es innegable que el vino ocupa un lugar de privilegio en la historia de la humanidad. Basta repasar las obras literarias más importantes, ni mas ni menos que la Biblia, para darnos cuenta que esta bebida nos acompaña desde hace miles de años. ¿Pero cuántos realmente? Para empezar, podríamos decir que se calcula que las vides hacen su aparición sobre la faz de la tierra hace ya 65 millones de años aunque el hombre comenzó a cultivarlas en los últimos 8000 años. Ahora bien, de acuerdo a los descubrimientos más recientes, en Giorgia ya se consumía vino en el año 6000 a.C. y los restos pertenecientes a la bodega más antigua alguna vez hallados datan del 4100 a.C. y están en Armenia. Así y todo, fueron los romanos los primeros en identificar y dar nombre a las deferentes cepas que en la actualidad suman unas 8000 diferentes variedades aunque solo 1300 de estos cepajes son destinados a la elaboración de vinos.

El vino es un alimento

Más allá de tratarse de una bebida, el vino es considerado un alimento por sus aportes nutricionales ya que es rico en calorías y vitaminas. De más esta decir que su consumo debe ser moderado para que su efecto sea beneficioso para la salud y que justamente unos de los beneficios que se destacan es el placer que produce a la vez que alimenta. Además, desde hace miles de años es una bebida que ha ayudado a prevenir enfermedades y epidemias, y hasta el mismo Pasteur llegaría a asegurar que se trata de "la más sana e higiénica de las bebidas". Además son cientos los estudios que dan cuenta que el consumo responsable de vino es saludable. Entre los factores más conocidos y responsables de está afirmación se encuentra el resveratrol, un componente de los vinos tintos que colabora a la prevención de accidentes cardiovasculares mientras que entre otras facultades del vino se sabe que puede prevenir el alzheimer y hasta las caries.

Cuánto engorda el vino

Como mencionamos, el vino es un alimento y como tal sus efectos estarán relacionados en la manera que lo consumimos. Si nos apoyamos en las creencias populares más de uno en este momento afirmará que el alcohol fija las grasas y por lo tanto el vino engorda, sin embargo, son muchos los profesionales de la salud que aseguran que en realidad colabora a su digestión. Pero si la preocupación pasa por las calorías que nos suma cada copa de vino hay que saber que por cada gramo de alcohol consumimos 7 calorías. Ahora, si tomamos como referencia una copa con 100 mililitros, las que recomendaba Favaloro, de un vino tinto con una graduación alcohólica de 14%, la dosis de etanos, el alcohol del vino, es de 14 mililitros y siendo la densidad de este alcohol de 0.8 gramos por mililitro estaremos ante 11,2 gramos reales que representan un aporte aproximado de 78,4 calorías, bastante menos que un vaso de 220 ml de una gaseosa. Y para reafirmar la idea de que el vino no engorda, este año se supo que el resveratrol podría ayudar a transformar las grasas mientras dormimos además de colaborar con el organismo a la hora de procesar mejor los alimentos.

Hablemos de Argentina.

En nuestro país la viticultura se practica del 1551 cuando los primeros misioneros plantaron las primeras en vides. Desde entonces, esta actividad progresó de la mano del crecimiento de la población, ligada directamente con las diferentes oleadas de inmigrantes que le dieron forma a esta industria en la región oeste del país, principalmente en Cuyo. Actualmente, Argentina es el quinto productor de vinos del mundo con 219.260 hectáreas de viñedos. Del total de vino producido en el país el 65% se consume localmente y esto convierte a Argentina en el séptimo consumidor de vinos per cápita del mundo y a Buenos Aires en la segunda ciudad mundial detrás de París. Por todo esto, el fuerte vínculo cultural que une a los argentinos con el vino y la vitivinicultura, el impacto del vino para la marca país y por dar empleo a más de 373 mil argentinos, de acuerdo a la Ley 26.870 el vino es la Bebida Nacional Argentina.

El rey Malbec

Quizás de más este decir que la cepa ícono y más cultivad de Argentina es el Malbec con 40.434 hectáreas pero a muchos sorprendería saber que a pesar que representa el 16% del encepado total nacional a la hora de la exportaciones constituye el 60% de los vinos argentinos consumidos en el mundo. Lógicamente en el mercado interno es la cepa preferida seguida por el Cabernet Sauvignon y los vinos tintos de corte. Originaría del Sudoeste francés, mas precisamente de Cahors, esta cepa tiene un largo peregrinar y un pasado vinculado a la nobleza europea ya que supo ser uno de los vinos más encumbrados a partir del Siglo XIII aunque caería en el olvido entrado el mil ochocientos. A nuestro país llega en 1853 de la mano de Michel A. Pouget, un viticultor francés por aquel entonces exiliado en América. La adaptación de esta cepa al terroir argentino fue casi inmediata y en solo cien años llegó a cubrir más de cuarenta y siete mil hectáreas. El éxito de estos vinos gracias a la destreza enológica argentina le permitió a la cepa recuperar su prestigio en su cuna, Cahors, donde hoy la industria vínica recobro su brillo mientras que el mundo todos los años se suman hectáreas para su cultivo.

Llega el momento del brindis

Club Bonvivir está próximo a lanzar sus selecciones para el mes de diciembre y sus clásicas selecciones para las fiestas. Para estas oportunidades los sommeliers del club eligieron excelentes etiquetas de vinos ideales para disfrutar en los brindis y días de primavera. Suscribite a Club Bonvivir y disfruta de estas próximas selecciones del club junto a muchos otros beneficios exclusivos para sus socios. Quienes se sumen al club durante octubre recibirán con su primera selección un set de seis copas de vinos como obsequio de bienvenida. Más información y suscripciones en este link o comunicándote al 55556949 (de lunes a sábado de 9 a 18 hs).

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?