Clubes de libros que ayudan a combatir el hastío del encierro

Emprendimientos como Pez Banana o Notingil ofrecen una cuidada curaduría de los títulos que hacen llegar a los hogares
Emprendimientos como Pez Banana o Notingil ofrecen una cuidada curaduría de los títulos que hacen llegar a los hogares Fuente: LA NACION
Daniel Gigena
(0)
11 de julio de 2020  

Durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio (eufemismo para designar la cuarentena a causa del Covid-19), los consumos culturales se convirtieron en fieles compañeros para sobrellevar las horas dentro de casa. Una vez agotadas las series, que parecen repetir los mismos dos o tres argumentos hasta el infinito, no hubo mejor alternativa que acudir a la lectura. En pocas semanas, editoriales y librerías se adaptaron a las circunstancias y ofrecieron a los lectores menús de sugerencias con listados de clásicos y novedades, envíos a domicilio y algunas promociones.

En ese contexto, otro "actor" del atribulado sistema del libro argentino empezó a cobrar relieve protagónico: las suscripciones literarias o, hablando en criollo, los clubes de libros. ¿Se siente usted huérfano de recomendaciones literarias o le despiertan suspicacia ciertos consejos? Tal vez llegó la hora de asociarse a uno de estos clubes.

Una novedad por mes

Pez Banana, club a cargo de Florencia Ure y Santiago Llach, nació a fines del verano de 2020. Por una suscripción mensual de $900, los socios reciben un libro en sus casas. A diferencia de otras propuestas, los títulos son siempre seleccionados de la marea de novedades editoriales. "Eso significa que nunca te puede llegar un libro que ya tengas", aclara Ure.

El precio incluye el envío de los ejemplares a cualquier localidad del país. "Tenemos socios que viven en ciudades donde no hay grandes librerías o directamente no hay y nos cuentan que si no fuera por Pez Banana no llegarían nunca los títulos que elegimos", agrega. Muchas editoriales independientes no tienen distribución masiva de sus libros porque la tirada de ejemplares es reducida y la logística, incluso en tiempos de crisis, constituye un costo adicional. Es también una opción para quedar como duque o duquesa con un regalo original.

Los dirigentes del club letrado acercan a los miembros una guía sobre el libro del mes e información extra sobre otras novedades. "Como leímos toda la ficción que se va a publicar, comentamos otros libros que nos gustaron en un newsletter". Este suplemento de recomendaciones es gratuito y cualquiera se puede suscribir desde la página web www.pezbanana.club. Allí se explica el modo de funcionamiento del club y los pasos a seguir para hacerse socio.

De marzo a julio, pasaron de doscientos a setecientos integrantes. "Las consultas y los comentarios que nos hacen son siempre alrededor del tema libros -dice Ure-. Nos preguntan con qué otro título seguir o a qué otro autor pasar". Hasta hoy, Pez Banana (que toma su nombre del clásico cuento de J. D. Salinger "Un día perfecto para el pez banana") seleccionó y distribuyó Vamos a tocar el agua, del costarricense Luis Chaves; Anagramas, la primera novela de la estadounidense Lorrie Moore; El papel preponderante del oxígeno, debut de Ángeles Salvador; Somos luces abismales, de la colombiana Carolina Sanín; Tres luces, de la irlandesa Claire Keegan y, en julio, Mañana no estás, electrizante thriller del británico Lee Child. Agosto es sorpresa.

Libros a medida

Una editora (Bianca Mera) y un librero (Diego Vera) crearon Notingil, la primera suscripción literaria que hace envíos de libros a medida de sus suscriptores. "Todos los meses salimos a cazar tesoros literarios para enviar el libro ideal para cada ocasión -dice Mera-. Lejos de las recomendaciones estandarizadas, nuestra propuesta busca ofrecer una suscripción literaria donde los libros y las sorpresas que los acompañan son seleccionados para que cada envío sea único".

Notingil, que imita la pronunciación del título del film Notting Hill, se lanzó hace un mes y por ahora cuenta con cincuenta suscriptores. Todos ellos, por $900, recibieron libros vintage en sus casas. Para los socios de la ciudad de Buenos Aires, la entrega es gratuita, mientras que para los del resto del país se debe sumar el costo del envío al de la suscripción. Los "cazadores de libros" de Notingil idearon además líneas de regalos para sorprender a los seres queridos que leen: uno clásico ($900), otro exprés ($1200) e incluso un obsequio vip ($2200).

"Una de las grandes diferencias con el resto de las suscripciones es que no trabajamos con libros que puedan conseguirse en cualquier librería, no buscamos al autor o la editorial de moda -agrega Mera-. Por el contrario, hacemos foco en títulos raros, descatalogados o injustamente olvidados. Nos encantan todos los libros, pero no nos interesan las modas pasajeras; en cambio, preferimos buenos libros que resisten el paso del tiempo".

Para conocer mejor esta original propuesta de curaduría literaria, hay que visitar la página web www.notingil.com. Una vez inscriptos, los lectores consignan por mail su género literario preferido para que se les puedan enviar libros afines a sus gustos: narrativa contemporánea, narrativa clásica, romántico-erótico y policial o thriller.

"También ofrecemos la posibilidad de cambiar de género literario cuantas veces lo deseen", agrega la editora. Hasta el momento, a los lectores de este club del libro a medida les llegaron Nada, de la española Carmen Laforet; Desde el jardín, del polaco Jerzy Kosinski; Dublineses, del irlandés James Joyce; El mundo según Garp, del estadounidense John Irving; Generación X, del canadiense Douglas Coupland, y El castillo, clásico del checo Franz Kafka, entre otros títulos. Como en la película protagonizada por Julia Roberts y Hugh Grant, esta nueva experiencia con libros garantiza un final feliz.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.