srcset

Coronavirus en la Argentina

Coronavirus. Matzá casera: así se vive Pesaj en tiempos de pandemia

Rodolfo Reich
(0)
7 de abril de 2020  • 16:06

"Mi primera matzá casera", escribe @chuca en su cuenta de Twitter, mientras muestra una foto de una galleta crocante y de tamaño extra large, con formato caprichoso y motes tostados distribuidos por la superficie.

La matzá es un pan hecho apenas con harina, agua y sal. No tiene levadura y según la tradición debe elaborarse en menos de 18 minutos para evitar todo tipo de fermentación. Es también uno de los principales símbolos de Pesaj, la festividad judía que narra el éxodo bíblico de Egipto. Según cuenta la historia, l a matzá era el alimento básico de los judíos esclavos, sinónimo de la pobreza y del trabajo forzado. Los mismos judíos prepararon matzá cuando escaparon a través del desierto, ya que debieron irse muy rápido, sin tiempo para esperar por su leudado. Por esto, durante los ocho días que dura Pesaj, para el judaísmo está prohibido consumir cualquier tipo de pan con excepción de matzá. Por estas fechas supermercados y delis suelen llenarse de cajas de matzá, que traen impreso el sello de la bendición rabínica como garantía de su proceso de producción. Pero este año es especial; este año hay cuarentena. Y saliendo de algunos barrios específicos, conseguir matzá en comercios de cercanía no es tan fácil. Esto hizo que muchos se decidan a poner las manos en la masa y resolver el problema a la vieja usanza. "Busqué recetas en Internet. Quería hacer mi propia matzá, y que sea más rica que la comprada. Es el pan del sufrimiento, sí, pero también es el pan de la liberación. Pesaj es una fiesta de alegría, donde hay que pensar la esclavitud desde todos lados. También debemos pensarnos a nosotros mismos como faraón, para poder salir de ese rol y que la libertad sea para todos. En mi caso, no me preocupa que mi matzá no sea kosher. Yo soy judía pero también atea. Conservo los ritos y el respeto a la memoria", cuenta Chuca.

Las recetas abundan por Internet. En Youtube hay algunas que tienen más de 100.000 vistas . Hay matzá dulce y salada, con harina 0000 o con harina integral. Algunos la cocinan en horno, otros sobre la hornalla. Están quienes la estiran con palo de amasar y los que prefieren la pasta linda, los que se cronometran los 18 minutos límites y los que son indiferentes al tiempo. Pero siempre es un pan chato, crocante y básico, compuesto de harina, sal, a veces azúcar, apenas aceite, nada más. "El coronavirus obliga al aislamiento. Y todo indica que no será en un corto plazo la detención del virus. Es por eso que te acercamos recetas para Pesaj. Esta es la receta de la Matzá", explica el sitio de Vis a Vis, una agencia de noticias judía on line.

Matzá hecha por el autor de esta nota: Rodolfo Reich
Matzá hecha por el autor de esta nota: Rodolfo Reich

"Este Pesaj va a ser inolvidable, con muchísimos símbolos que nos van ayudar a pensar y recalcular cosas que veníamos haciendo de manera automática , desde la matzá al modo de hablar de la libertad", dice Alejandro Avruj, rabino de la Comunidad Amijai y presidente de la Asamblea Rabínica Latinoamericana. "Siempre hablamos de libertad pero tal vez esta sea la primera vez que vamos realmente a pensarla. Nos creemos libres, poderosos, que podemos hacer lo que queramos. Y no es así, esta vez estamos todos encerrados en casa, nos sentimos vulnerables. No somos ni siquiera libres para salir a comprar matzá. Así, hacer la matzá propia puede ser un modo de volver al origen. La matzá tiene que ser mucho más que una caja, un sello o el kashrut. Es el pan de la pobreza (aunque muchos lo vendan a un precio que lo termina convirtiendo en un pan de la riqueza, de la elite). Hoy nos están llamando a vivir un Pesaj más serio y reflexivo. Incluso haciendo nuestro propio pan", afirma.

Con matzá comprada o hecha con nuestras manos, este Pesaj -la fiesta de la libertad- se celebra encerrados en casa. Una supuesta paradoja que nos obliga a reflexionar sobre el significado de esa libertad.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.