srcset

Lifestyle

Dios está en todos lados y atiende en Silicon Valley

Nicolás Artusi
(0)
29 de agosto de 2020  

En medio de un bosque en las afueras de San Francisco, hay una caja de Faraday de plomo con el tamaño de un estadio de fútbol, una estructura de hormigón de doce metros de grosor, una malla de oro, una cámara de aire de siete metros totalmente sellada, un laboratorio y, en el centro de todo eso, una máquina. Qué hace esa máquina no se sabe, pero es algo que cambiará para siempre el futuro (¿o también el pasado?) de la humanidad. Ese es el misterio principal de Devs, la miniserie candidata a ser la mejor del año y que se estrenó esta semana en Fox Premium. Creada por el inglés Alex Garland, el autor de Ex Machina y Aniquilación, es la primera obra televisiva que trata sobre la física cuántica y en esa descripción del mundo a escala subatómica se esconde el conflicto dramático de esta época: la tecnología como nueva religión.

"El protagonista es un CEO de una empresa de Silicon Valley que bien podría ser Elon Musk, Tim Cook o Steve Jobs, individuos que piensan que todo se puede solucionar con la tecnología", me dice Federico Kukso, colega especializado en ciencia para el que Devs es la mejor ficción de la temporada: "Los gurús tecnológicos tienen delirios mesiánicos y piensan que la tecnología per se conduce a la felicidad de la gente".

En Devs, el misterioso departamento de Desarrollo de una empresa colosal llamada Amaya, nadie entiende qué hacen. ni siquiera los que trabajan ahí. "No me cuentes nada y yo no preguntaré nada", le dice la ingeniera de software Lily a su novio Sergei cuando él consigue trabajo allí: para el final del día estará muerto pero ella no creerá en su suicidio y las sospechas la conducirán hasta Forest, el CEO todopoderoso. También habrá espías rusos, inteligencia artificial, discusiones sobre el destino y el libre albedrío, dedos quebrados y hasta la posibilidad de revivir a Jesucristo colgado de la cruz. Y ese es el corazón de silicio de la miniserie: cualquier computadora cuántica que pueda alcanzar velocidades y volúmenes de procesamiento hoy impensables, y así saberlo todo, estará a un cúbit de convertirse en la máquina de Dios.

En ocho episodios de una hora, la miniserie de Garland propone una pregunta inquietante: si existiera la máquina que nos permita predecir el futuro o viajar a cualquier momento del pasado, ¿esa máquina nos liberaría o nos esclavizaría? Que nos ilumine San Isidoro, el santo patrono de internet. Ahí donde guardábamos una estampita ahora llevamos una computadora del tamaño de un teléfono: en Devs, la tecnología se idolatra como una vía de salvación, pero esa devoción se vuelve un suplicio.

Listamanía

Cinco misterios de Devs, la miniserie de Alex Garland

  1. El crimen. La serie empieza con el suicidio del joven Sergei, pero su novia Lily cree que se trató de un asesinato. ¿Qué se esconde detrás de su muerte?
  2. El CEO. El genial Nick Offerman interpreta a Forest, el CEO enigmático de la empresa Amaya. ¿Qué motivos tiene para intentar volver al pasado?
  3. La niña. Una estatua colosal de una nena con vestido celeste y ojos vidriosos preside el campus de Amaya. ¿Quién es y por qué se le rinde homenaje?
  4. La ciudad. Habitada por trillonarios y mendigos, San Francisco es un emblema de la gentrificación. ¿Qué destino tienen las ciudades en este nuevo mundo?
  5. La máquina. Oculta en una caja de Faraday, usa la física cuántica para cumplir con su tarea. ¿Qué posibilidades existen de que una computadora lo sepa todo-todo-todo?

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.