Drogas, abuso de poder y violaciones: así funciona el peligroso mundo de las sectas