Efemérides. ¡Feliz Cumpleaños Dr. Freud!: "Hacemos lo que podemos"

Terapia
Terapia Crédito: Shutterstock
(0)
6 de mayo de 2020  • 13:35

Un 6 de mayo de 1856 nace en Viena, dentro del imperio Austro Húngaro de entonces, Sigmund Freud, quien iba a cambiar el paradigma en lo que se refiere al comportamiento humano. Hoy a más de un siglo del descubrimiento del inconsciente por parte de Freud, la mayoría de las personas en el mundo no tiene muy claro cuáles son sus alcances.

Un poco de historia

A partir de su trabajo y sus escritos se incorporaron y se resignificaron los conceptos tales como inconsciente, complejo de Edipo, complejo de castración, sexualidad infantil, fetichismo, narcisismo, fobia, neurosis, acto fallido, psicosis, represión, interpretación de los sueños, libido, pulsión, y tantos otros.

Hasta ese momento se creía en un modelo de hombre racional que controla su vida y su comportamiento guiado siempre por la razón y la conciencia. Si alguien se alejaba de esos parámetros era catalogado de enfermo, loco o anormal. Es allí cuando llega Freud para demostrarnos que nuestra conducta viene determinada en gran medida por procesos inconscientes que no sólo no controlamos, sino que ni siquiera conocemos.

Esta fue una de las mayores heridas narcisistas en la historia de la humanidad. Recién estábamos terminando de digerir que el planeta Tierra que habitamos no es el centro del universo como nos habían hecho creer, sino que es un pequeñísimo e insignificante puntito que gira alrededor de un astro al que llamamos Sol, dentro de un inmenso entramado de galaxias y constelaciones.

No siendo suficiente esto, más adelante, nos venimos a enterar que la raza humana no es el resultado único e inigualable de un acto de creación especial, sino que somos un eslabón de una cadena evolutiva que nos emparenta con todos los demás seres vivos y nos convierte en primos cercanos de los monos.

Hablemos del inconsciente

Todavía seguimos creyendo en el libre albedrío. No terminamos de aceptar que no hacemos lo que queremos, que hacemos lo que podemos , es más, hacemos lo mejor que podemos...en realidad hacemos lo que nos ordena nuestro Inconsciente, estamos gobernados por él. Esto es algo que los psicoanalistas lo vemos diariamente en la clínica.

Sigmund Freud
Sigmund Freud Crédito: Pixabay

El caso Silvio

A modo de ejemplo voy a contar "el caso de Silvio" quien se sintió traicionado por su madre porque sentía que lo quería más a su hermano que a él. Esa traición fue una constante en su vida, sin darse cuenta fue generando diferentes situaciones: su mejor amigo en el colegio lo dejo por otro compañero; su mujer le fue infiel; en el trabajo su jefe elige a otro para un ascenso. El inconsciente repite esa traición vivida en la infancia. Silvio no quiere ser traicionado, lo sufre, lo padece. Pero su Inconsciente goza de eso. Cuando empezamos a ver esto en las sesiones, cuando Silvio empieza a darse cuenta de su participación en esto, ahí empieza a cambiar su posición y su destino.

La cura por la palabra

En sus inicios Freud inició su práctica utilizando la hipnosis como método con sus pacientes histéricas. Más adelante descubrió que ese método era ineficiente y creó "la cura por la palabra", un dispositivo al que llamó Psicoanálisis.

La palabra fue motor de la cura desde que el hombre es un ser parlante. En los rezos, alabanzas, brujerías, confesionarios, oráculos, etc, siempre fue la palabra la verdadera protagonista. Un médico le pide a un paciente que se desnude para ser revisado, nosotros los psicoanalistas pedimos que desnude sus palabras, les cambiamos el sentido, les buscamos distintos significados.

El mero hecho del uso de la palabra tiene efecto reparador. El sufrimiento que permanece sin expresarse se manifiesta en crisis de ansiedad, depresiones, enfermedades psicosomáticas, etc. La palabra en Psicoanálisis está ligada a la historia del paciente, una verdad construida subjetivamente por él, historia del pasado que es presente.

Al irrumpir "lo Inconsciente", la palabra deja de tener el valor que tenía antes. Un pasado que está vivo y encarnado en el sufrimiento actual. El paciente habla, le habla al psicoanalista que posee una escucha que logra transformar, reconstruir y curar.

La cura en Psicoanálisis hace referencia a un cambio de posición de la persona, un cambio en sus decisiones y elecciones y el pasaje de una posición pasiva y padeciente a una actitud de responsabilidad.

La nota fue escrita por el Lic. Raúl Menalled - MN18314 - piscoanalista

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.