srcset

LA NACION revista

El dilema moral de la autobiografía más esperada

Nicolás Artusi
(0)
24 de abril de 2020  

"Una de las memorias más sordas, repugnantes, amargas, autocompasivas y horriblemente insalvables desde Mi lucha ": la periodista compara a Woody Allen con Adolf Hitler. En el diario The New York Post , la crítica cultural Maureen Callahan escribe que el cineasta es lo más desagradable del mundo y en las mismas páginas, pero unos días más tarde, otra periodista llamada Andrea Preyser responde: "Mia Farrow finalmente tuvo éxito en destruir a Woody Allen y todos deberíamos tener miedo". La publicación de A propósito de nada , la esperadísima autobiografía del director que sale en estos días en castellano (ya la leí en inglés), aviva una discusión global y colectiva que empezó hace treinta años y que revela dos fenómenos de esta época: posverdad y cancelación.

Si es cierto que no existen los hechos sino las interpretaciones, desde principios de los 90 se discute qué pasó: la hija Dylan (antes llamada Eliza y Malone) acusa a su padre Woody de haber abusado de ella, apoyada por su madre Mia y su hermano Ronan (antes Satchel); el padre Woody niega las acusaciones, apoyado por su hijo Moses y su esposa Soon-Yi y amparado por las pericias de la Justicia que lo declaró inocente. Es imposible saber qué sucedió. Y aunque lo correcto sea siempre apoyar a la víctima, en este caso son abrumadoras las pruebas a favor del acusado. Nada de eso importa. Los hechos objetivos (acá, incomprobables: sucedieron a puertas cerradas) son menos efectivos que la apelación a las emociones o las creencias individuales. Cada uno elige un bando y toma partido: Woody Allen fue "cancelado" por la mayoría de la sociedad, pero un grupo muy grande de personas cree que es inocente. En A propósito de nada , él es autoindulgente: en la primera mitad relata con ligereza sus almuerzos con actores o escritores en Elaine's y en la segunda retruca los argumentos de su exesposa. Aquí hago mías las palabras de Dwight Garner, crítico literario del diario The New York Times , atrapado en un dilema al escribir la reseña del libro: "Esto no será un veredicto sobre la moralidad de Allen. Ya hubo un montón de veredictos".

¿Culpable o inocente? No lo sé. A veces no es necesario tener una opinión sobre cada cosa. El propio Allen parece haberse resignado a representar ese papel en el limbo moral de su vida. Al término del libro, confiesa: "Al no creer en la existencia de otra vida, realmente no puedo ver la diferencia práctica en que la gente me recuerde como un director de cine o un pedófilo". E implora: "Todo lo que pido es que mis cenizas se esparzan cerca de una farmacia".

LISTAMANÍA: cinco libros de Woody Allen, escritor

  • 1. Cómo acabar de una vez por todas con la cultura. Bestseller publicado en 1971 con 17 relatos que habían aparecido en The New Yorker u otras revistas.
  • 2. Sin plumas. Otra colección de historias cortas y dos obras teatrales que desde el título parafrasea a Emily Dickinson: "La esperanza es esa cosa con plumas".
  • 3. Perfiles. Más inclinada hacia el humor, una antología de cuentos cómicos escritos entre 1975 y 1980 con la neurosis urbana como hilo conductor.
  • 4. Pura anarquía. Dieciocho relatos irónicos que van desde la Viena de fines del siglo XIX hasta el diván de un psicoanalista en el Upper West Side.
  • 5. A propósito de nada. Autobiografía que sale en estos días en castellano: infancia, comedia, cine y su defensa ante las acusaciones de pedofilia.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.