Opinión. El engaño como cláusula de escape