El mañana es hoy

Museo del Mañana, Río de Janeiro.
Museo del Mañana, Río de Janeiro. Fuente: Lugares - Crédito: Gentileza Museo del Mañana
Inés Ramírez Bosco
(0)
12 de agosto de 2019  • 11:43

Nuevo ícono de Rio de Janeiro, destinado a la ciencia experimental que sella la renovación de la zona portuaria de la ciudad.

Protector solar, gorro y paciencia es lo que recomiendan llevar quienes ya visitaron el Museu do Amanhã desde su inauguración, hace poco más de un mes, el 19 de diciembre de 2015. Eso sí, todos aclaran que las largas filas bajo el sol valen totalmente la pena e incluso, aunque decidan no entrar, solo la vista del edificio desde afuera y de la Bahía de Guanabara merece haber llegado hasta ahí.

El modernísimo e impactante Museo nace en la Plaza Mauá - donde antiguamente llegaban los esclavos desde Africa - como un espacio dedicado a la ciencia experimental que se ocupa de explorar, pensar y proyectar futuros posibles con el concepto de que mañana no es una fecha en el calendario sino una construcción de la que todos participamos y que que empieza hoy y ahora, a partir de las elecciones que hacemos en el presente. A partir de allí, se presentan diferentes escenarios posibes. Una suerte de Elige tu propia Aventura pero esta vez no se trata de un libro de hiperficción explorativa, los personajes sobre los que decidimos somos nosotros mismos y todo sucede en Brasil.

Fue concebido como uno de los iconos arquitectonicos del renovado Porto Maravilha, proyecto de revalorización de la región portuaria de Rio de cara a los Juegos Olímpicos, en el que se invirtieron más de US$ 2000 millones con el fin de darle una nueva imagen al centro de la ciudad . El edificio, de formas orgánicas e longilineas inspiradas en las bromelias del Jardin Botanico de la cidade maravilhosa, fue concebido para integrarse al paisaje. Especialmente se buscó conservar la vista del Mosteiro de São Bento, una reliquia arquitectónica del barroco y Patrimonio Cultural de la Humanidad de la Unesco y de otros edifícios emblemáticos de la zona como A Noite, primer rascacielos de América latina y sede da Rádio Nacional y el Museu de Arte do Rio (MAR).

"La idea era que el edificio fuese lo más etéreo posible, casi fluctuando sobre el mar, como un barco, un pájaro o una planta", cuenta Santiago Calatrava reconocido arquitecto español responsable del proyecto. La obra desarrollada por un consorcio de empresas brasileñas bajo la dirección del Ayuntamiento de Río de Janeiro de la mano de la Fundación Roberto Marinho, llevó cinco años y US$ 55 millones. Ocupa 15 mil metros cuadrados, su estrutura es de acero y tiene paneles fotovoltaicos móviles en el techo para captar la energia solar. Además usa el agua de la Bahía de Guanabara para hacer funcionar el sistema de aire acondicionado y para abastacer los espejos de agua que rodean al edificio junto con ciclovias y un área de recreación en un espacio total de 34,6 mil metros cuadrados en el antiguo muelle, Píer Mauá. Considerado uno de los arquitectos más destacados de la actualidad, Calatrava es autor también de la Ciudad de las Artes y las Ciencias en Valencia, España y autor del Puente de la Mujer en Buenos Aires.

La exposión principal del museo se basa en las grandes preguntas que desde siempre se hizo la humanidad: ¿De dónde venimos? ¿quienes somos? ¿Dónde estamos? ¿A dónde vamos? ¿Cómo queremos ir? Y se se divide en cinco áreas, a partir de esos cinco interrogantes: Cosmos, Tierra, Antropoceno,Mañana e Nosotros.

El recorrido empieza en una sala en forma de huevo dentro del que se presenta el video inicial, un minidocumental exhibido en 360° del reconocido cineasta Fernando Meirelles, director de Ciudad de Dios, sobre el origen del universo. Le siguen pantallas interactivas, juegos y una sala con tótems de 10 metros de altura a través de los que se busca mostrar y generar conciencia sobre el impacto del hombre en la Tierra. A continuación, en el espacio llamado Amanhã se presentan futuros escenarios posibles y finalmente se llega a un espacio en forma de carpa indígena presentado como lugar de reunión y de reflexión en el que se encuentra la única pieza en exhibición del museo, una tjurunga, objeto religioso de los aborígenes australianos que representa la unión del pasado con el futuro.

El museo examina el pasado, presenta tendencias del presente y explora escenarios posibles para los próximos 50 años a partir de las perspectivas de sustentabilidad y de convivencia. Se estimula al visitante a reflexionar sobre la era del Antropoceno, era geológica en la que vivimos hoy, el momento em el que el hombre se volvió una fuerza planetária capaz de alterar el clima, degradar biomas e interferir en el ecosistema.

En el museo además, se exploran seis grandes tendencias para las próximas 5 decadas: cambios climáticos, cambios en la biodiversidad, crecimento de la población y longevidad, mayor integración y diferenciación de culturas, avance de la tecnologia y expansión del conocimiento. "El museo ofrece las preguntas pero no las respuestas. Las preguntas orientan una serie de experiencias de manera de construir una narrativa de exploración e interrogación", define el curador del museo, el Físico y Doctor en Cosmología, Luiz Alberto Oliveira.

Conjuga el rigor de la ciencia y el lenguaje expresivo del arte con la tecnología como soporte, instalaciones audiovisuales y juegos creados a partir de estudios científicos dearrollados por especialistas e instituciones de todo el mundo. "El acervo del Museu do Amanhã es inmaterial, son posibilidades. Al contrario de otras instituciones, que necesitan preservar su acervo, el del museo debe ser renovado todo el tiempo", explica Oliveira.

Entre las muestras temporarias se exhibirán estudios sobre nuevos materiales y creaciones de artistas nacionales e internacionales. Una de las exposiciones no permamentes es Passeio das Baratas, curiosa propuesta que invita a los visitantes recorrer el museo vestidos de cucarachas. La idea del colectivo de arte dinamarqués Superflex es ver el mundo desde la perspectiva de una de las especies más antiguas y resistentes del planeta. Los disfraces que se usan fueron hechos por artesanos de la escola de samba Vizinha Faladeira, cuyo galpón está muy cerca del museo.

Al Museo se llega caminando desde la estación Uruguaiana de Metro y, si quieren recorrerlo tranquilos y con tiempo, calculen cuatro o cinco horas.

Museu do Amanhã

Horário regular: Martes a domingo, de 10h a 18h (última entrada a las 17h). Martes entrada grátis.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.