El vino argentino es homenajeado en Francia como invitado de honor

El Cité deu Vin comienza en septiembre con espacios dedicados a nuestro territorio
El Cité deu Vin comienza en septiembre con espacios dedicados a nuestro territorio Crédito: Gentileza
Joaquín Hidalgo
(0)
23 de agosto de 2019  • 15:38

A orillas del río Garona, en Burdeos, se alza el cuello esbelto de la Cité du Vin: un modernísimo museo dedicado a la cultura del vino, pero también un sofisticado centro de exposiciones, inaugurado en 2016 como un faro mundial sobre el arte de producir y beber vinos.

Único en su especie, la Cité du Vin alberga, desde el 12 de agosto pasado y hasta el 17 de noviembre, una exposición temporaria e interactiva sobre la Argentina: dividida en seis regiones, las 7500 personas que visitaron la muestra en la primera semana pudieron recorrer Cuyo, el NOA, Patagonia, Córdoba, Litoral y Buenos Aires con una perspectiva vínica.

Como proponen desde el museo, la expo se trata de un viaje de los sentidos a aquellos rincones del mundo donde el vino es cultura. "El objetivo es que el público descubra a los grandes países del mundo, a través de una exposición original acompañada con numeroso eventos culturales. Estamos encantados que Argentina sea el tercer país invitado", dice Philippe Massol, Director de la Cité du Vin.

Antes que el nuestro, los homenajeados fueron Georgia, por su patrimonio ancestral, y Portugal, más precisamente Porto, una región que encabeza el listado de Patrimonio Mundial de la UNESCO. El viaje de por la Argentina, en todo caso, es una oportunidad de oro para describir cómo vivimos y sentimos los argentinos nuestro vino. La expo incluye, a vuelo de pájaro, el uso de realidad aumentada, gigantografías, pantallas táctiles e iconografías, campanas con aromas y texturas de la tierra, además de una nutrida agenda de actividades. Todo un juego con el que transportarse a estas tierras.

El sector patagónico
El sector patagónico Crédito: Gentileza

Montada por la secretaría de Turismo de la Nación y el INPROTUR, en palabras del secretario de Turismo de la Nación, Gustavo Santos, "La presencia de Argentina en el Museo del Vino de Burdeos contribuirá para posicionar nuestro producto enoturístico en el mundo, más allá de que la vid es una buena manera de mostrar nuestra diversidad de geografías. Invitamos a los viajeros de Francia y del resto del mundo a recorrer nuestro espacio en el Museo, en el cual también se exhiben aspectos de fuerte sentido cultural y patrimonial, y a vivir la experiencia en Argentina".

Burdeos, como capital mundial del vino, recibe mucho turismo enófilo cada año y La Cité du Vin es una visita obligada. ¿Qué encontrarán los viajeros cuando ingresen a la muestra?

Viaje al corazón del vino

A cargo del diseño y montaje de la expo estuvo María Mercedes Blasi, coordinadora de Vino y Gastronomía en el INPROTUR. "le pusimos mucha cabeza para que la experiencia sea sorprendente", dice. Y el recorrido le da la razón.

La primera sala es una introducción a la realidad de los terroir argentinos. Emula los cielos de nuestro país y propone, entre otras cosas, nubes con efectos de lluvia, perfiles de suelo del país, así como una gigantografía de Leonor de Aquitania y una réplica a escala de la porteñita, el primer ferrocarril. Entre ellos se inicia la historia del vino local.

Córdoba es la segunda sala, por su patrimonio colonial. Por medio de un video proyectado en seis placas de acrílico desfasadas se va componiendo una imagen mosaico de la sierra y sus arroyos. El efecto crea profundidad y realidad. El aroma de la peperina completa el viaje, junto con un salame de Colonia Caroya.

El sector que honra al Norte
El sector que honra al Norte Crédito: Gentileza

La tercera sala ofrece los paisajes del Norte y los viñedos más altos del mundo. Por supuesto, el foco está puesto en el Torrontés, como una variedad criolla que ganó renombre a nivel mundial. El sistema propuesto es una montaña con proyección digital de los viñedos y colores del valle Calchaquí y la Quebrada de Humahuaca. Complementan la experiencia unas campanas con aromas de la región, pimiento y especias. Llama la atención un locro eternamente humeante.

Cuyo es, por peso relativo, la sala más extensa, lo que queda claramente explicado en la placa del inicio (el recurso se repite en todas las regiones). Por medio de un relieve se muestra la importancia de la cordillera, sobre la que se proyectan imágenes e información de la región, entre la vendimia y sus afiches desde 1936, festivales de música como el Wine Rock, cosecha y otras. Asimismo, hay una pantalla táctil con un mapa 3D en el que activar distintas capas de interés sobre cada oasis de Mendoza. Hay más cosas, claro, esto es sólo un pantallazo.

Continua por el Litoral. Una región que ayudó a montar la industria del vino con su consumo. La muestra recorre los vinos de Entre Ríos, con jungla y diversidad, con ocho pantallas de 40 pulgadas. Gastronomía exótica con platos-pantalla de yacaré, yacaratiá, chipá y sábalo. Hay un homenaje al mate y yerba.

Patagonia. Un bloque de hielo sobre un lago espejo gana la vista. Sobre el iceberg se proyectan imágenes de la Patagonia y sus regiones. ¿Dato curioso? Hasta allá viajó una Centolla embalsamada de Tierra del Fuego para este fin. Asimismo, hay tres campanas sonoras par oír el viento, el rompimiento del glaciar y el canto de las ballenas.

Buenos Aires, la segunda ciudad en consumo de vino a nivel mundial, ofrece un mapping del campo, la ciudad y el mar con los viñedos oceánicos. Llama la atención una parrilla con fuego eterno, mientras que se ofrecen aromas de chimichurri. Todo con en clave de filete porteño.

A salida de las regiones, esperan dos hologramas, Piazzolla y Gardel, que dan la bienvenida a una sala más. Una pantalla y dos auriculares, donde hay testimonio de veintidós enólogos sobre la argentina y sus vinos: desde el bordelés Michel Alejandro al mendocino Alejandro Vigil y muchos otros.

Antes del final, dos cosas de las más esperadas: un domo en 360º dedicado a contar la historia del Malbec, con la historia de su progreso, el rol de Miguel Pouget y los diez descriptores aromáticos fundamentales -aportados por la sommelier Marcela Rienzo, creadora del kit aromático-; dos, un loop con 80 bodegas proyectadas sobre unos bastidores separados. El contrate con los Chateau de la región es evidente.

Para despedir a los viajeros, las palabras de Borges en su soneto al vino, cuyas últimas estrofas resuenan con fuerza: "Vino, enséñame el arte de ver mi propia historia / como si ésta ya fuera ceniza en la memoria."

Actividades

La apertura oficial es el 17 de septiembre próximo. Desde entonces y hasta el 17 de noviembre, tendrán lugar varias actividades. Destacan las degustaciones de vino a cargo de los sommelier Paz Levinson (15/8) y Emiliano Stratico (5/8), con el apoyo de Wines Of Argentina. Para un listado completo, visitar la web.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.