srcset

Bien verde

En Benavídez, un casa-vivero bien silvestre hecha con materiales de demolición

Viviana Alvarez
Arq. Eugenia Cides
(0)
3 de febrero de 2019  

El amor por las plantas está en en el ADN de Paquita Romano y, frescas en su memoria, las imágenes de su madre, feliz con las manos en la tierra. "Siento que la jardinería comparte aspectos con la maternidad: aprendés que las cosas no siempre suceden cuando querés, a adaptarte a condiciones que no son ideales, a crear el mejor ambiente para que la vida se desarrolle. Y lo más importante: que si no cuidás con constancia, nada prospera ", cuenta esta mujer, madre de tres varones, dedicada al paisajismo desde su casa-vivero La Flor Azul.

Paquita en la entrada principal de la casa, que tiene una antigua puerta tijera de ascensor y, delante, una arcada de madera. A la izq., detrás de las plantas, un espacio dedicado al esparcimiento, para escuchar música o que los chicos toquen sus instrumentos.
Paquita en la entrada principal de la casa, que tiene una antigua puerta tijera de ascensor y, delante, una arcada de madera. A la izq., detrás de las plantas, un espacio dedicado al esparcimiento, para escuchar música o que los chicos toquen sus instrumentos. Crédito: Santiago Ciuffo

Su prolífico parque está en sintonía con su hogar: una construcción que había sido la sala de un jardín de infantes, comenzó con un ambiente y se fue expandiendo sin mucha planificación a medida que se agrandaba la familia, con un estilo rústico-industrial de estructuras de demolición, materiales nobles y antigüedades encontradas o compradas en remates.

Las suculentas y los cactus no podían faltar entre las plantas de Paquita.
Las suculentas y los cactus no podían faltar entre las plantas de Paquita. Crédito: Santiago Ciuffo

"Necesito que el lugar en que vivo me defina. A través de mi casa veo quién soy". Y es así, nomás.

Las herramientas -como estas traídas de Inglaterra- están colgadas en varios ambientes de la casa.
Las herramientas -como estas traídas de Inglaterra- están colgadas en varios ambientes de la casa. Crédito: Santiago Ciuffo

En la galería se reúne con sus amigas jardineras a intercambiar datos, gajos y semillas. Ensalada ‘Isaurix’ (Carolina Pell) de rúcula, espinaca, palta, frutilla, almendras tostadas salteadas en aceite y sal, hojas de mostaza y arándanos, servida en vajilla heredada.
En la galería se reúne con sus amigas jardineras a intercambiar datos, gajos y semillas. Ensalada ‘Isaurix’ (Carolina Pell) de rúcula, espinaca, palta, frutilla, almendras tostadas salteadas en aceite y sal, hojas de mostaza y arándanos, servida en vajilla heredada. Crédito: Santiago Ciuffo

Puse la araña con cristales porque contrasta con la rusticidad de la mesa al natural y le da un aire romántico a la galería
Paquita Romano

En el volumen que sobresale de la cocina pusieron un techo de vidrio.
En el volumen que sobresale de la cocina pusieron un techo de vidrio. Crédito: Santiago Ciuffo

A continuación de la galería, la cocina con mesa de patas de hierro y tapa de madera. Las lámparas están hechas con boyas de pesca y las ollas heredadas se colgaron de una zaranda. La ventana se hizo con vidrio repartid es de demolición, como casi todos los elementos de la casa.

Para mantenerlas, de vez en cuando, en las paredes se aplica aceite de lino.
Para mantenerlas, de vez en cuando, en las paredes se aplica aceite de lino. Crédito: Santiago Ciuffo

En el living, reflector de cine restaurado por Bobby Rastalsky, puerta de demolición con vidrios de colores y pisos de pino tea recuperada. Mesa baja hecha con una zorra de tren. Lámpara, cueritos, sofá, sillón de hierro y mueble de madera (Die Ecke).

En el sector del comedor, mesa y sillas de madera reciclada, manta (Elementos Argentinos), juego de bolos, raquetas y aparador, todo comprado en remate.
En el sector del comedor, mesa y sillas de madera reciclada, manta (Elementos Argentinos), juego de bolos, raquetas y aparador, todo comprado en remate. Crédito: Santiago Ciuffo

Arriba, a la derecha, banquetas (Die Ecke), lámpara de pie comprada en Uruguay y restaurada, mesa rescatada de un taller abandonado, hormas encontradas en una fábrica de zapatos y cortinas grises de lino (Die Ecke).

Después del living, se encuentra este espacio destinado a leer, escuchar o hacer música.
Después del living, se encuentra este espacio destinado a leer, escuchar o hacer música. Crédito: Santiago Ciuffo

El cuarto para ver tele tiene una cortina natural conformada por las plantas, que suavizan la vista. Almohadones y cortinas de lino (todo de Die Ecke).
El cuarto para ver tele tiene una cortina natural conformada por las plantas, que suavizan la vista. Almohadones y cortinas de lino (todo de Die Ecke). Crédito: Santiago Ciuffo

"Tenía dos carteles: uno decía ‘herramientas y el otro, ‘máquina’. Como no entraban en ningún lado los desarmé y formé otras dos palabras: ‘Amarte’ y ‘Ríe’".

La puerta doble decapada lleva al primer piso, donde están el cuarto y el estudio de la dueña de casa.
La puerta doble decapada lleva al primer piso, donde están el cuarto y el estudio de la dueña de casa. Crédito: Santiago Ciuffo

En el dormitorio principal domina el blanco, pero la ventana pintada de verde y la alfombra fucsia heredada le dan una vibrante nota de color. Cabezal de cama y lámpara colgante (todo de Die Ecke); pie de cama traído de un viaje.

El estudio de Paquita es un lugar íntimo y retirado donde puede escribir, pensar y trabajar. Como es muy angosto, colocó unas butacas de cine contra la pared para recibir gente.
El estudio de Paquita es un lugar íntimo y retirado donde puede escribir, pensar y trabajar. Como es muy angosto, colocó unas butacas de cine contra la pared para recibir gente. Crédito: Santiago Ciuffo

Una de las ventajas de esta casa es que siempre se puede hacer cambios porque no hay una estética definida ni una línea que seguir. Eso sí: como es un poco recargada, si algo entra, otra cosa se va.

La lámpara del baño estaba en una bolsa completamente desarmada: "Me llevó unos cuantos días ponerla a punto”, cuenta Paquita.
La lámpara del baño estaba en una bolsa completamente desarmada: "Me llevó unos cuantos días ponerla a punto”, cuenta Paquita. Crédito: Santiago Ciuffo

La decoración del baño transporta a otras épocas. Las paredes están revestidas en madera de embalaje. Tiene bañera antigua de demolición con cortina vaporosa (Die Ecke) y regadera traída de Holanda.

En La Flor Azul, Paquita encontró su lugar en el mundo, y descubrió que su alma de jardinera había permanecido latente.
En La Flor Azul, Paquita encontró su lugar en el mundo, y descubrió que su alma de jardinera había permanecido latente. Crédito: Santiago Ciuffo

El jardín es libre, lo dejo avanzar. Ninguna planta tiene un lugar fijo o elegido. Necesito experimentar, saber cómo se desarrollan
Paquita Romano

Frescas y fragantes, las primeras horas de la mañana son el mejor momento para contemplar el jardín. Y también para investigarlo y trabajarlo. Una linda motivación para arrancar temprano.
Frescas y fragantes, las primeras horas de la mañana son el mejor momento para contemplar el jardín. Y también para investigarlo y trabajarlo. Una linda motivación para arrancar temprano. Crédito: Santiago Ciuffo

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?