srcset

Lifestyle

En Cachi Adentro. La finca que recibe turistas entre nogales y aromáticas

Belén de Ancizar
(0)
30 de agosto de 2020  • 00:00

Adriana Barreda se instaló en Cachi, provincia de Salta, en 2002, con la idea de llevar adelante un emprendimiento textil. Así nació Textiles Andinos, trabajo conjunto con los teleros de El Colte, que continuó durante 10 años, realizando proyectos para Noruega, Suiza, Estados Unidos y también para Buenos Aires. "El tiempo pasaba y yo quería comprar unas hectáreas para vivir en la naturaleza y ya no en el pueblo de Cachi", recuerda Adriana. Fue a finales de 2003 que compró 10 hectáreas con barrancas al río Las Arcas en Cachi Adentro. Construyeron una casa lo más orgánica posible, utilizando todos materiales de la zona, con adobes hechos in situ, madera de álamo y de cardón, pisos de terracota de San Carlos.

La casa de adobe de Finca Santana cuenta con cómodas habitaciones para recibir a los huéspedes. Unos ágaves esculturales escoltan la construcción.
La casa de adobe de Finca Santana cuenta con cómodas habitaciones para recibir a los huéspedes. Unos ágaves esculturales escoltan la construcción. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

En sus comienzos, probaron con dos cultivos predominantes de la zona: alfalfa y porotos. Luego, junto con Richard Kirton, realizaron plantaciones de varias aromáticas hasta quedarse con el romero y el cedrón. En 2009, fueron su hermana Claudia y su cuñado Francesco quienes sugirieron experimentar con nogales. Santana ya contaba con catorce nogales criollos casi centenarios. Estudiaron sobre el tema, realizaron el plan de negocios y rápidamente se encontraron plantando, en forma escalonada, un total de 700 nogales de la variedad Chandler.

En un viaje de estudios acompañados por el Máster Sommelier Giles de Chambure por la región de Périgord, una de las zonas nogaleras de Francia, descubrieron todos los valores agregados que se le pueden dar a la nuez, y el que más les interesó fue el aceite. Tanto es así que en este momento se encuentran experimentando con el aceite del nogal criollo (Juglans australis), de la variedad californiana (Juglans regia var. Chandler) y en un blend de ambos. Y con este espíritu emprendedor que los caracteriza, además de dedicarse a las aromáticas y los nogales, surgió Finca Santana Bed & Breakfast. Una nueva manera de recibir y conocer gente, de compartir sus productos bien artesanales y un magnífico entorno.

La entrada a la casa con un Elaeagnus angustifolia de follaje gris que armoniza con los cerros y con las rocas. Más atrás, sedum podados en forma redondeada que contrastan con la plantación silvestre.
La entrada a la casa con un Elaeagnus angustifolia de follaje gris que armoniza con los cerros y con las rocas. Más atrás, sedum podados en forma redondeada que contrastan con la plantación silvestre. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

El jardín y la casa tienen el sello inconfundible de Adriana. Con naturalidad, se asienta en un entorno que ya le es propio, donde cada planta y cada objeto comparten el alma del lugar. Las rosas remontan a algún antepasado que, quizás, domesticó esas tierras con sus plantas. Los grandes agaves se imponen contra el cordón montañoso, mientras las amapolas de California y los alisum inundan de color la entrada en la casa y la posada en primavera, para luego, en la siguiente estación, dar lugar a los alegres cosmos rosados que van ganando terreno.

Una gran laguna es también reservorio de agua para el riego. Asesorados por la bióloga Laura Smolko, lograron detener la invasión de algas gracias a la incorporación de balsas con vetiver. Las raíces de estas maravillosas plantas oxigenan el agua y así evitan el desarrollo de algas. Y una vez más, con absoluto respeto por el ambiente, los dueños de Finca Santana encontraron la manera de que la naturaleza conspire a su favor.

Los rosales plantados antes de la llegada de Adriana a dar su toque de gracia al jardín.
Los rosales plantados antes de la llegada de Adriana a dar su toque de gracia al jardín. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

La plantación de nogales

A principios de la primavera, los nogales -todavía desnudos- resaltan con su corteza blanquecina en el imponente paisaje de Cachi Adentro.
A principios de la primavera, los nogales -todavía desnudos- resaltan con su corteza blanquecina en el imponente paisaje de Cachi Adentro. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

Las nueces de Cachi Adentro, al igual que el cedrón y el romero, tienen un sabor especial. Se cultivan a 2680 metros de altura, con una gran amplitud térmica y aproximadamente 340 días de sol. "Todos los cultivos son lo más naturales posible. No podemos certificar orgánico ya que tenemos muchos vecinos a nuestro alrededor que no lo son. Deseamos que muy pronto comiencen a tomar conciencia y dejen de utilizar tantos herbicidas", añora Adriana.

La recolección de la nuez comienza en febrero y sigue hasta abril-mayo. Se espera a que caiga y la juntan entre todos. La nuez se pela a mano y se coloca en una prensa, donde se extrae una harina, por un lado, y un aceite, por otro. Una vez que decanta el aceite, se pasa a otros tanques de acero inoxidable y luego se envasan en latas de acero inoxidable con tapón. La producción es "primera presión en frío", sin ningún tipo de agregado. Al ser prensado en frío no pierde los nutrientes: es 100% aceite de nuez extra virgen. Esta cualidad hace que también pueda utilizarse en cosmética.

En el B&B ofrecemos como aperitivo nueces al romero y a la sal de Salinas Grandes, nueces con ají picante de Cachi, nueces caramelizadas con azúcar orgánica. Productos que nos gustaría comercializar.
Adriana Barreda

Adriana Barreda, emprendedora incansable, está al frente de su plantación de nogales para aceite, que se complementa con los cultivos de cedrón y romero y el BB (izquierda).Nueces y cedrón, los dos productos fuertes de Santana (derecha).
Adriana Barreda, emprendedora incansable, está al frente de su plantación de nogales para aceite, que se complementa con los cultivos de cedrón y romero y el BB (izquierda).Nueces y cedrón, los dos productos fuertes de Santana (derecha). Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

Aunque Cachi Adentro está lejos de los mercados que pueden ser sus principales clientes, lograron armar su logística. "Tanto nuestras nueces criollas como las californianas son valoradas por diversos cocineros de Buenos Aires y, por supuesto, de Salta". El aceite aún no está en el mercado, pero están pensando en envasarlo en tres tamaños para su comercialización.

Entre las aromáticas, el cedrón de Finca Santana es una de las infusiones preferidas de Francis Mallmann y Tealosophy lo utiliza en uno de sus blends
Adriana Barreda

El aceite de nuez se utiliza como aderezo, no se puede calentar. "Es verdad que todavía no está muy difundido en nuestro país, pero tiene muchísimas propiedades", cuenta Adriana. Ya darán este próximo paso, porque sus productos se realizan con pasión y excelencia; está a la vista. Este proyecto entero se basa, en esencia, en el privilegio de compartir: producción, hogar y un paisaje que cautiva.

  • fincasantana.com

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.