srcset

Casas de playa

En La Pedrera. Una casa encantadora hecha con materiales que resisten el clima

Mariana Kratochwil
(0)
21 de octubre de 2019  

Protegida entre los pinos cerca de una playa de La Pedrera, esta casa muestra un inusual tinte lila que la distingue entre el verde. Igualmente distintivo es su principal material: al desgaste del salitre y la humedad, este refugio, diseñado por la arquitecta Anne Bazán y llevada a cabo por la arquitecta Guillermina Luz Sánchez, le opone la resistencia del siding, tablones de hormigón con aspecto de madera a los que se le puede dar el color deseado. La estructura, que se monta en seco, se basa en columnas de acero galvanizado, un bastidor que define la forma.

Hamacas y reposeras dispuestas en la galería para disfrutar de las siestas veraniegas.
Hamacas y reposeras dispuestas en la galería para disfrutar de las siestas veraniegas. Crédito: Virginia Del Giudice

Si afuera se optó por siding en seco, en las paredes y pisos interiores se luce el dibujo de la madera auténtica, tratada especialmente para preservarla del clima antes de aplicarles un blanqueado.

El interior es una caja sobre cuyo fondo claro se dispusieron los muebles de madera con distintos tratamientos, como los blanqueados; o la mesa ratona, con las patas patinadas en azul.
El interior es una caja sobre cuyo fondo claro se dispusieron los muebles de madera con distintos tratamientos, como los blanqueados; o la mesa ratona, con las patas patinadas en azul. Crédito: Virginia Del Giudice

Contra un fondo de continua claridad, la estética marina se expresa en las figuras de peces y estrellas de mar, y en la colección de caracoles en los alféizares y sobre los muebles.

Desde el hogar suben los caños de acero inoxidable que climatizan el dormitorio del entrepiso. Al quedar a la vista, irradian un plus de calor al ambiente.
Desde el hogar suben los caños de acero inoxidable que climatizan el dormitorio del entrepiso. Al quedar a la vista, irradian un plus de calor al ambiente. Crédito: Virginia Del Giudice

El living es de doble altura y está equipado para el relax, con la naturaleza y el fuego en primer plano. La escalera con tirantes en la baranda lleva a un entrepiso, donde está el dormitorio.

Bajo el entrepiso apoyado en potentes vigas, la cocina es parte del mismo ambiente que ocupa el living.
Bajo el entrepiso apoyado en potentes vigas, la cocina es parte del mismo ambiente que ocupa el living. Crédito: Virginia Del Giudice

La cocina tiene todo lo necesario: mesada contra la pared, isla de material -rematada por un grueso tablero de madera- y banquetas. Aquí se sirven las comidas en una atmósfera relajada, como de barra de bar, bajo lámparas de aluminio industriales.

Una antigua panera, ahora usada como despensa: un mueble que exhibe la preciada pátina natural del tiempo.
Una antigua panera, ahora usada como despensa: un mueble que exhibe la preciada pátina natural del tiempo. Crédito: Virginia Del Giudice

Desde las galerías se respira el mar y se recibe el brillo especial del sol, en un entorno de arena que clarea entre el escaso pasto y las piñas caídas.

Entre colchonetas y hamacas, algunos muebles muestran el color de la madera desnuda, como el antiguo armario de comercio.
Entre colchonetas y hamacas, algunos muebles muestran el color de la madera desnuda, como el antiguo armario de comercio. Crédito: Virginia Del Giudice

Para evitar que los techos de las galerías oscurecieran el interior de la casa, se les colocó policarbonato traslúcido.

En el dormitorio, cama con dosel con paños de gasa, los mismos que caen por la baranda que da al living. Privacidad asegurada.
En el dormitorio, cama con dosel con paños de gasa, los mismos que caen por la baranda que da al living. Privacidad asegurada. Crédito: Virginia Del Giudice

En varios lugares de la casa se utilizó el sencillo y cálido recurso de fijar ganchos de colgar o apliques sobre un trozo basto de tabla o tronco, en lugar de hacerlo directamente sobre las paredes.
En varios lugares de la casa se utilizó el sencillo y cálido recurso de fijar ganchos de colgar o apliques sobre un trozo basto de tabla o tronco, en lugar de hacerlo directamente sobre las paredes. Crédito: Virginia Del Giudice

Por fuera, la casa se revistió con siding cedar, un material sintético que imita los listones de madera con sus vetas, al que puede dársele el color deseado.

El inusual tono lila de las paredes alterna con el blanco de postigos y pisos.
El inusual tono lila de las paredes alterna con el blanco de postigos y pisos. Crédito: Virginia Del Giudice

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.